La mayoría de guías alimentarias no son lo suficientemente saludables ni sostenibles, según estudio



¿Sigues las guías alimentarias de tu país cuando eliges tus alimentos diariamente? Si es así tal vez quieras reconsiderar si esta guía alimentaria es realmente saludable para ti y para el planeta.


Investigadores analizaron las directrices dietéticas nacionales de alimentación de 85 países para evaluar los impactos en la salud y el medio ambiente creados por los grupos de alimentos recomendados. Los hallazgos son impactantes: ninguna de las guías alimentarias de los 85 países son lo suficientemente sostenibles o saludables para lograr los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Entre otras recomendaciones, los científicos advierten que estas directrices podrían dar consejos más claros a sus ciudadanos para disminuir los alimentos de origen animal como la carne y los lácteos por el bien del medio ambiente y alentar un mayor consumo de alimentos a base de plantas como granos enteros, frutas, vegetales, nueces, semillas y legumbres para unos hábitos alimenticios más saludables.


Te preguntarás, ¿cómo llegaron a esta conclusión? Y ¿“Saludable y “sostenible” bajo qué estándares?


Salud


Reducir en un tercio la tasa de mortalidad por enfermedades crónicas es una de las metas propuestas en los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y, por lo tanto, es un reto que debería ser considerado por cada guía alimentaria. De acuerdo con el estudio, un alto consumo de carne roja sin procesar y de carnes procesadas así como un bajo consumo de frutas, vegetales, nueces y semillas, granos enteros y legumbres son factores que contribuyen a una muerte prematura por enfermedades no transmisibles. Sin embargo, las guías alimentarias deberían aconsejar a las personas que limiten, en la mayoría de los casos, el consumo de alimentos de origen animal e incrementen la ingesta de comida integral a base de plantas.


Esto no es sorpresivo. Muchos estudios han probado la conexión entre el consumo de comida de origen animal y varias enfermedades no transmisibles, como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.


Una revisión realizada por la Organización Mundial de la Salud encontró que el consumo de carne roja y procesada está asociada con diferentes tipos de cáncer, mientras que una investigación realizada por la Universidad de California fue más lejos, afirmando que tanto la carne roja como la carne blanca elevan los niveles de colesterol LDL (popularmente conocido como colesterol malo) cuando se comparan con una dieta sin carne.


Según una de las recomendaciones alimenticias de esta investigación, una amplia gama de estudios existentes indican que la leche no es tan saludable como muchos quisieran creer. El consumo de productos lácteos no sólo está relacionado con varios tipos de cáncer sino que ha estado asociado con fracturas en los huesos, diabetes y una alta mortalidad. Algunos países ya lo están haciendo realidad: a comienzos del 2019, Canadá eliminó la recomendación de productos lácteos diariamente de su guía nacional alimenticia, después de haber estado recomendando varias porciones de leche a sus ciudadanos ¡durante casi 80 años!


Medio ambiente


Para medir qué tan sostenible es cada directriz dietética nacional basada en alimentos, los investigadores evaluaron si los grupos de alimentos recomendados en cada guía alimentaria son compatibles con la salud global y los objetivos medio ambientales. Los elementos que se tienen en cuenta son, por ejemplo, las emisiones de gases efecto invernadero, el uso de la tierra, el uso del agua en la producción de comida y los recursos usados para importar, exportar y procesar alimentos.


Debería estar ya muy claro que la mayoría de alimentos de origen animal ¡no son en absoluto amigables con el medio ambiente! La ganadería es responsable por alrededor de entre 14,5% y 18% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la carne de vaca es responsable por el 41% de las emisiones de todo el sector alimentario, mientras que la producción de leche representa el 20% de las mismas emisiones. Además, consumen mucha tierra y mucha agua.


Mucho se ha dicho sobre el impacto medioambiental de la carne roja, pero la producción de nuevos también es un factor importante en la contaminación del agua y el suelo. Científicos de la Universidad de Oviedo, España, han analizado los efectos de la producción intensiva de huevos y han concluido que ha tenido un impacto significativo en el agua y la tierra, especialmente en lo que tiene que ver con la gestión de residuos y la alimentación de los pollos.


Las guías alimentarias de Chile y Argentina cumplen en términos de alentar a las personas a consumir más productos a base de plantas, recomendando que las personas consuman alimentos de origen vegetal como frutas, vegetales y granos de diferentes colores diariamente. Ambas guías de alguna manera incluyen la reducción o limitación de la carne pero no está claro. Por ejemplo, Argentina hace un mejor trabajo que Chile al limitar la porción diaria tanto de carne roja como blanca, mientras que la guía chilena sólo aconseja a la gente que evite la salchicha por ser alta en grasa.


La guía colombiana, por su parte, recomienda seis grupos de alimentos: carbohidratos, frutas y vegetales, productos lácteos, grasas y azúcar. No desalienta el consumo de ningún grupo de alimentos en particular. Sin embargo, cuando se trata de recomendaciones basadas en grupos de edad, la guía colombiana alienta a los niños en sus primeros 5 años de edad a consumir productos lácteos y a los niños entre 6 y 12 años a consumir tanto productos lácteos como carne, lo que no está alineado con la recomendación que hace el estudio en mención.


En conclusión, la dieta de todos puede ser más saludable y sostenible si comemos más alimentos a base de plantas y si reducimos — o mejor aún, eliminamos — productos de origen animal. Puedes ayudar al planeta incluso más si apoyas a los granjeros o campesinos locales y si compras alimentos de origen y producción local para reducir la huella de carbono que tiene el transporte.


Si quieres empezar una dieta a base de plantas pero no sabes cómo, regístrate en nuestro reto vegano. Recibirás tips diarios, acompañamiento gratis y recetas veganas. Inscríbete gratis en: desafio21diasveg.com