7 puntos que demuestran que los peces son seres sensibles e inteligentes

Por muchas décadas, los peces y otros animales marinos han quedado por fuera de las discusiones sobre bienestar y derechos animales. La gente los consideraba  "menos que un animal", pensando que no eran suficientemente sensibles o inteligentes. Más allá del hecho de que muchos de ellos todavía tienen una vida terrible en piscifactorías o sufren una muerte dolorosa siendo desollados vivos o dejados a morir mientras se sofocan fuera del agua, esta noción, afortunadamente, ha ido cambiando a lo largo de los años. 

 

 
Algunos descubrimientos científicos están ayudando a evolucionar la forma en la que vemos a los peces. "La mayoría de los fenómenos de interés para los primatólogos también se pueden encontrar en peces, incluidos ejemplos de inteligencia social, cultura y uso de herramientas", afirma un estudio. Y, para probar que ellos merecen nuestra compasión también, vamos a resaltar algunas de las revelaciones más impresionantes:

 

1. Los peces pueden reconocer rostros humanos

 

Si bien Sinergia Animal desalienta a las personas de tener peces como mascotas, existe un estudio que vale la pena mencionar. Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Oxford (UK) y la Universidad de Queensland (Australia) analizó una especie llamada pez arquero y halló que, cuando son conservados como mascotas, pueden distinguir una cara humana familiar entre docenas de nuevas caras con una precisión sorprendente. Y tú, ¿puedes ver la diferencia entre caras de peces? Pareciera que ellos tienen estas habilidad más desarrollada que los humanos, ¿verdad?

 

Esto muestra el refinamiento de sus características de inteligencia. Los humanos tienen dos ojos, una nariz y una boca y de alguna manera lograron percibir las diferencia sutiles entre nosotros, ¡tal como lo hacen los perros y los gatos!

 

2. También crean "herramientas" para cazar

 

Un estudio sobre la capacidad de los peces para usar herramientas sugiere que ellos han sido  "ampliamente subestimados en su capacidad cognitiva". 

 

Aquí otro dato sobre los peces arquero: son tan astutos que escupen un chorro de agua fuera del mar para atrapar insectos y así poder comerlos. Básicamente, han creado una herramienta para cazar, como lo hacen otros animales notoriamente inteligentes.  Chequea esto: 

 

 

¿Impresionado? Ellos no son los únicos en hacer cosas de este tipo. Los peces lábridos (Tuskfishes) son conocidos por abrir conchas marinas golpeándolas contra las rocas. Se pone de costado para hacer palanca mientras golpea el molusco contra la roca. Como muchos de estos peces hacen lo mismo, los científicos se preguntan si esta es una habilidad que ha sido transmitida entre generaciones, de padres a peces bebés.

 


3. Algunos de ellos son padres precavidos


Hablando de la paternidad, los científicos hallaron que los peces disco son tan cuidadosos como otras madres mamíferas. Alimentan a sus descendientes con moco segregado de su superficie (suena desagradable, ¡pero a los bebés parece gustarles!), y el contenido nutricional e inmunológico del moco cambia según la cría se desarrolla, como ocurre con la leche de mamíferos.
 
"Hay un montón de paralelismos entre el cuidado parental de los peces disco y el que vemos en mamíferos y aves", dice Jonathan Buckley de la Universidad de Plymouth, Reino Unido, uno de los responsables del estudio.

 

Otros peces, como los cíclidos sudamericanos y el bagre hoplo, ponen sus huevos en pastos marinos o caracoles vacíos que encuentran en el mar así pueden transportarlos en caso de alguna situación amenazante.


4. Tienen capacidades de aprendizaje impresionantes


Así como ellos incluso crean "herramientas" para cazar o abrir caracoles, no sorprende que muchos investigadores han demostrado que los peces tienen capacidades de aprendizaje impresionantes y las usan para apoyar un gran rango de conductas sofisticadas.

 

Los peces millón, por ejemplo, demostraron una gran capacidad para navegar a través de un laberinto que consta de seis uniones en T consecutivas. Luego de haber sido entrenados para eso, ambos, número de errores y tiempo para salir disminuyeron significativamente, lo que prueba su capacidad de aprendizaje. Los peces millón alcanzaron un 68% de respuestas correctas en el primer día de entrenamiento y excedieron el 80% de respuestas correctas para el último día de entrenamiento.

 

¡Algunos peces pueden incluso analizar cuán probable es que ganen peleas con otros peces a través de observar y recordar potenciales rivales en batallas previas!

 

5. …En relación a su buena memoria


La creencia común de la gente es que los peces tienen una memoria de 3 segundos, pero esto se encuentra muy lejos de la verdad. ¡Los científicos demuestran que un simple Carpín Dorado puede recordar cosas por tres meses!

 

Por ejemplo, el pez arco iris de manchas carmesí puede recordar rutas de escape para evadir el peligro por 11 meses, de acuerdo a la publicación de Culum Brown, de la Universidad Macquarie en Australia, quien es también editor asistente del Journal of Fish Biology.

 

Muchas especies de peces pueden realizar hazañas complicadas de navegación recordando mapas mentales. Un estudio publicado en The Royal Society Journal muestra que algunos de ellos incluso poseen un mapa espacial de su entorno, creando en sus mentes representaciones del orden en que una serie de lugares están espacialmente vinculados.

 


6. Tienen sentimientos 


Aunque los científicos aún están investigando este rasgo, algunos investigadores señalan que, sí, los peces son animales conscientes y tienen sentimientos acordes a su ambiente y las situaciones que experimentan.
 
Por ejemplo, los peces cebra tienen algo llamado fiebre emocional, que es una fiebre fìsica desencadenada por una situación estresante, como una fiebre causada por una enfermedad. Su temperatura corporal aumentò entre 2 y 4 grados centígrados cuando fueron dejados en confinamiento durante períodos cortos. Solíamos pensar que esto ocurría únicamente en mamíferos, aves y reptiles, pero, ¡sorpresa! Los peces tienen respuestas directamente relacionadas a cómo perciben el mundo a su alrededor.


7. Y sienten dolor


“He argumentado que hay tanta evidencia de que los peces sienten dolor y sufrimiento como las aves y los mamíferos — y más de la que hay para neonatos humanos y bebés prematuros". Bastante fuerte, ¿eh? Quien dijo esto fué no menos que Victoria Braithwaite, profesora de biología y pesca en la Universidad Penn State, quien escribió el libro ¿Sienten Dolor los Peces? De acuerdo con ella, la anatomía de los peces es suficientemente compleja para experimentar dolor e incomodidad. 

 

Por supuesto, no es como los humanos experimentan dolor. Pero es dolor. Esto significa que cuando los peces son atrapados con anzuelos o son matados cruelmente, ellos no luchan sólo como un reflejo automático. Ellos lo hacen porque saben que han sido heridos.

 

Su actividad cerebral durante una lesión es análoga a la de los vertebrados terrestres: desencadena una cascada de actividad eléctrica que se expande hacia las regiones cerebrales esenciales para las percepciones sensoriales conscientes (como el cerebelo, el tectum y el telencephalon), no solo el cerebro posterior y el tronco encefálico, que son responsables de los reflejos e impulsos.

 


Todavía hay mucho por descubrir en lo que respecta a la inteligencia y los sentimientos de los peces, pero ya ha ocurrido un cambio importante: ahora sabemos que podríamos haber estado equivocados acerca de estos animales todo este tiempo. El hecho de que no se parezcan a nosotros, no vivan en el mismo entorno o no perciban el estímulo de la misma manera que nosotros, no significa que no valga la pena defenderlos.

 

Considera dejar a los mariscos y peces fuera de tu plato, así como otros tipos de carne, huevos y leche. Haz click aquí para participar de nuestro Desafío 21 Días Veg.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload