Joaquin Phoenix dedica discurso a los derechos animales al ganar el Óscar

El actor Joaquin Phoenix, ganador del Óscar a mejor actor (9) por su papel en la película “The Joker”, aprovechó su discurso para hablar sobre las injusticias y los derechos de los animales. Usando el mayor regalo que le ha sido dado:“la oportunidad de hablar por los que no tienen voz”, él destacó particularmente la crueldad que involucra la producción de leche.

"Nos sentimos con el derecho de inseminar una vaca y cuando ella da a luz, le robamos a su bebé. Su llanto de angustia es inconfundible. Y entonces tomamos la leche que debería ser para el ternero y la ponemos en nuestro café y en nuestro cereal”, dijo Phoenix.

Continuó diciendo que piensa que las personas tienen miedo de los cambios porque creen que tienen que renunciar a algo, pero los seres humanos son tan creativos e ingeniosos que “cuando usamos el amor y la compasión como principio, podemos crear, desarrollar e implementar cambios que son beneficiosos para todos los seres y el medio ambiente”.

Phoenix es vegano desde los tres años de edad, cuando vio un pez siendo asesinado. “No quiero causar dolor a otro ser vivo”, dice al recordar esa situación. Actualmente, él participa activamente de acciones, campañas y publicidad en pro de los derechos animales.

Investigación de la ONG Sinergia Animal muestra la realidad de la industria lechera en Argentina

"De hecho, la industria láctea es considerada como una de las más crueles con los animales”, afirma Romina Viscarret, coordinadora de Sinergia Animal Argentina. Una investigación realizada por la ONG en Argentina revela parte de los abusos practicados hacia vacas y terneros.

Las escenas son tristes: en Argentina, después del nacimiento, los productores separan a los terneros de sus madres, con quienes jamás volverán a tener contacto, para que “no tengan lazos afectivos”. Las crías recién nacidas son atadas a cuerdas muy cortas o confinadas en jaulas diminutas, impidiendo que los terneros se muevan libremente, interactúen con otros animales y dejándolos sin ninguna protección o techo. El frío, la nutrición deficiente y la restricción de movimiento pueden causar graves problemas de salud. Las imágenes muestran terneros con diarrea con sangre y algunos muertos, dejados descomponer en el mismo lugar. La mortalidad de los terneros es alarmante, pudiendo llegar al 20%.

Los machos son mantenidos así hasta por dos meses y las hembras hasta por tres meses. Después de este período, los machos son enviados a matadero y utilizados por la industria de la carne mientras que las hembras son iniciadas en el ciclo de producción de leche.

Las imágenes revelan problemas con las vacas también; son inseminadas varias veces durante su vida. Ellas gestarán a sus hijos por 9 meses, tendrán labor de parto y sólo podrán estar en contacto con ellos por las primeras dos horas. Luego serán utilizadas como productoras de leche durante los próximos 300 días. En el proceso sufren varios de estos ciclos, también suelen tener mastitis, infecciones muy dolorosas en las mamas, inflamaciones y enfermedades en sus patas (que les produce renguera), y cuando baja su productividad son enviadas al matadero aún siendo jóvenes. Los investigadores documentaron vacas delgadas en condiciones de terrible suciedad y hacinamiento en el Mercado de Hacienda, donde son vendidas para su sacrifício.

Desafortunadamente, estos son métodos comunes en la producción lechera nacional. “Es increíble el nivel de abuso hacia estos animales. Solo dos horas después del nacimiento, los terneros son separados de sus madres para ser enviados a un sistema de aislamiento e inmovilización, amarrados con cuerdas cortas en campos abiertos. Como si eso fuera poco, los dejan sin ningún resguardo, ninguna protección contra la lluvia, el calor y el frío. Ningún bebé, de ninguna especie, merece ser tratado así”, dijo Viscarret.

"Está más cerca de lo que imaginamos, es muy probable que la leche que la mayoría de personas consume en nuestro país, provenga de un sistema cruel como el descrito por Joaquin Phoenix", afirma. Actualmente, en Argentina, 3,5 millones de vacas son explotadas por la industria lechera. El sistema que se utiliza aquí es considerado tan cruel que ya fue prohibido en la Unión Europea, donde no se permite atar a los terneros por más de una hora, solo para ser alimentados.

Es posible cambiar esta realidad, y para eso es necesario un cambio en nuestros hábitos alimentarios. “Dejar de consumir productos de origen animal como carnes, leche y huevos es más simple de lo que parece, y tiene un impacto enorme para los animales, el medio ambiente y también para nuestra salud”, cuenta Romina.

La ONG Sinergia Animal ofrece todo el apoyo necesario para quien desee hacer la transición y aprender de nuevo a alimentarse: el Desafio 21 Días Veg es gratuito y los participantes reciben recetas y orientación nutricional para adoptar una dieta más compasiva y saludable.