9 mitos desmentidos sobre el veganismo

Si eres vegano o simplemente acabas de convertirte en uno, probablemente te hayas encontrado con todo tipo de preguntas, especulaciones, estereotipos y suposiciones que otras personas tienen sobre este estilo de vida. ¿No tienes hambre todo el tiempo? ¿No te sientes débil? ¿Comes solo ensaladas todos los días? ¡Vamos a desacreditar estos y otros mitos sobre el veganismo ahora mismo!

Mito #1: Las mujeres embarazadas no deberían ser veganas

Muchos veganas se preguntan si deberían o no continuar su dieta vegana al enterarse de que están embarazadas porque creen que esto puede no ser bueno para la salud del bebé. La verdad es que todas las mujeres embarazadas, independientemente de si deciden seguir una dieta vegana u omnívora, deben prestar más atención a lo que comen durante el embarazo para obtener una nutrición adecuada en pos de promover el desarrollo adecuado del niño durante el embarazo.

Un estudio muestra que la dieta vegana, si está bien planificada y equilibrada, se considera segura para la formación del feto o la lactancia. Además, una revisión sistemática de nueve estudios de mujeres embarazadas veganas y vegetarianas llegó a la misma conclusión.

Mito #2: Los niños no pueden crecer sanos sin comer carne

Para muchos padres, la idea de criar a sus hijos solo con verduras, cereales, legumbres, frutas y nueces es difícil de digerir. Por un lado, porque existe un estereotipo, fuertemente masificado por el marketing y la publicidad, que la carne roja y la leche ayudan a los niños a crecer y les da fuerza. Por otro lado, porque algunos niños, cuando están acostumbrados a la comida chatarra, pueden ser reacios a comer verduras y prefieren comer perros calientes, dulces y otros.

Sin embargo, a medida que más y más padres se vuelvan veganos, es natural que sus hijos los sigan. La Asociación Dietética Británica dice que es posible seguir una dieta basada en plantas a cualquier edad. Puede ser nutricionalmente completa, siempre y cuando se haga una planificación cuidadosa, que incluya proteínas, carbohidratos, y grasa suficiente para garantizar que los niños reciban las calorías adecuadas al crecer. Además, las dietas veganas presentan una oportunidad para que las familias enseñen a los niños sobre nutrición y principios de alimentación saludable desde una edad temprana y pueden ser nutricionalmente completas e incluso ofrecer beneficios para la salud.

Mito #3: las dietas veganas no proporcionan suficiente fuerza

Existe una idea errónea en el común de la gente de que la carne es la única forma de obtener proteínas. ¡Pero el tofu, el tempeh, las legumbres, las nueces, las semillas y los granos enteros también las tienen! De hecho, desde jugadores de fútbol hasta deportistas olímpicos, artistas marciales y tenistas famosos, los atletas de élite están adoptando una dieta vegana porque mejora el rendimiento deportivo.

“Definitivamente cambió toda mi vida. Cambió el ritmo al que vivo. Cambió todo (...) Hay algo cuando estás comiendo alimentos saludables que te hace sentir orgulloso y te hace sentir que estás haciendo lo correcto. Cuando comes poco saludable, hay una cierta culpa al respecto...y sabes que debes recuperar el tiempo perdido. Entonces, me encanta esa sensación que tengo cuando estoy comiendo sano", dijo Venus Williams en una entrevista de 2017 para la revista Health.

Mito #4: Los veganos siempre comen lo mismo, solo ensaladas y “comida de conejo”

Comer a base de plantas no significa simplemente comer ensaladas, sino que, por el contrario, cuando te vuelves vegano, se abre una gama de posibilidades culinarias frente a tus ojos. Un vegano puede comer una amplia variedad en términos de vegetales, especias, sabores y colores y recetas que provienen de todos los rincones del mundo, como el sushi vegano, el tempeh indonesio y el hummus de Oriente Medio.

¡Ser vegano no es restrictivo en absoluto! Renunciar a los productos y derivados animales significa descubrir cómo cocinar de manera más saludable y sabrosa.

Mito #5: Ser vegano es una moda alimentaria

Muchas personas creen que ser vegano es solo una moda y que los veganos solo quieren parecer "cool", pero en los últimos años, la cantidad de restaurantes, revistas y sitios web sobre veganismo ha crecido y las personas están cada vez más conscientes del impacto que sus dietas tienen sobre sí mismos y el mundo.

La mayoría de estas personas no nacen veganas pero eligieron este estilo de vida. Se vuelven veganos por varias razones, pero especialmente para cuidar el medio ambiente y los animales y mejorar su salud, ya que los productos de origen animal se han relacionado durante mucho tiempo con enfermedades cardíacas u otras como la diabetes, derrames cerebrales y cáncer, por nombrar solo algunas.

Por otro lado, el veganismo y las dietas basadas en vegetales no son nuevas en el mundo. Muchas culturas antiguas lo han hecho desde siempre. Tomemos a los hindúes, budistas, taoístas y jainistas, quienes han promovido durante mucho tiempo las dietas basadas en plantas y la no-violencia por razones éticas.

Mito #6: Los seres humanos solo pueden obtener proteínas y calcio de productos animales

Las proteínas animales provienen indirectamente de las verduras, ya que los animales se crían esencialmente comiendo granos o hierba. Entonces, en lugar de comer animales para obtener esas proteínas, puede obtenerlas directamente de fuentes vegetales, como la soja, lentejas, frijoles, garbanzos, guisantes, entre otros. Lo mismo se aplica a nutrientes como el calcio y el hierro.

Además, la leche no es tan buena como todos piensan. Un estudio concluyó que cuanto más leche consumían los hombres cuando eran adolescentes, más fracturas óseas experimentaban cuando eran adultos. Además, otra investigación demostró que el consumo de productos lácteos se relaciona con el cáncer de próstata y de mama, la susceptibilidad a la diabetes y podría acortar la vida a través del aumento del estrés oxidativo.

Con respecto al calcio proporcionado por los alimentos, una serie de estudios del Proyecto Cornell-China-Oxford sobre Nutrición, Salud y Medio Ambiente (conocido como The China Study) han relacionado la baja densidad ósea y la osteoporosis con dietas altas en carne. Por el contrario, los veganos pueden obtener fuentes de calcio no lácteas, como legumbres, vegetales de color verde oscuro como el brócoli o la col rizada, y leche y jugo de soya fortificados. La mayoría de las bebidas a base de soya contienen 120 mg de calcio cada 100 ml, casi lo mismo que la leche de vaca, solo para dar un ejemplo.

Mito #7: Comer vegano es caro

Comer vegano no significa comprar productos procesados que parezcan carne o sustitutos de queso "gourmet" en la tienda de comestibles. Si seguimos este patrón, volverse vegano puede ser costoso.

Pero, por el contrario, si planeamos conscientemente nuestra dieta, podemos ahorrar dinero en comparación a llevar adelante una dieta omnívora, ya que las verduras y los granos son mucho más baratos que la carne y los productos lácteos. Puedes comprar frutas y verduras de temporada en tu mercado local, congelar las sobras para usarlas en sopas y batidos, comprar alimentos a granel (especialmente los secos, como arroz, almendras, granos) y cocinar desde cero en lugar de comprar alimentos procesados ​​u ordenar entregas a domicilio. Además, ¡esto es lo que hace que una dieta vegana sea más saludable!

Mito #8: los veganos generalmente sufren algún tipo de deficiencia

Cualquier persona bajo cualquier tipo de dieta puede sufrir deficiencias. No es que, solo por el hecho de ser vegano, una persona sufra deficiencias nutricionales.

Se sabe que la deficiencia de B12 es muy frecuente entre las personas que comen productos de origen animal, y también puede ocurrir con los veganos cuando no la suplementan correctamente. Por eso es muy recomendable que las personas con un bajo nivel de vitamina B12 tomen suplementos.

Por otro lado, un estudio de Oxford muestra que los veganos tienen niveles más altos de vitamina B9 en sus organismos que las personas que comen productos animales, por ejemplo. En general, se argumenta que los veganos no obtienen suficiente proteína, pero la verdad es que un exceso de proteínas, hierro y calcio venidos de los productos animales son los principales contribuyentes a la pérdida ósea, cálculos renales e insuficiencia renal. Por otro lado, los veganos tienden a comer más fibras, lo cual es increíblemente importante para reducir los niveles de azúcar en la sangre, prevenir enfermedades crónicas, reducir el riesgo de cáncer colorrectal e incluso disminuir el colesterol.

Mito #9: estarás hambriento y cansado todo el tiempo

Si bien las verduras y los granos a menudo pueden no parecer satisfactorios para las personas que comen productos animales, los datos científicos muestran que las verduras y los frijoles con almidón aumentan la saciedad, están asociados con una mejor salud intestinal, reducen el hambre y mantienen los niveles de energía estables durante todo el día. Por el contrario, si no se sigue una dieta equilibrada, la vitamina B12 y la deficiencia de hierro pueden provocar fatiga, dolores de cabeza, mareos y anemia.

Si a veces no sabes cómo responder ante ciertas preguntas, aquí te ofrecemos todas las respuestas posibles y verificadas científicamente. Además, seguir una dieta completa basada en plantas representa una de las formas más efectivas de cambiar el mundo y apoyar un sistema alimentario más justo y sostenible que no dañe a los animales ni al medio ambiente. Considera abandonar la carne, los lácteos y los huevos. Haz clic aquí saber cómo.