BNP Paribas señala ruptura con las peores prácticas de la ganadería industrial


El Banco francés BNP Paribas anunció una nueva política que alienta a los ganaderos financiados por ellos a “cambiar sus prácticas para buscar un sistema que sea más respetuoso con el bienestar animal”, tomando como referencia La iniciativa de las Normas Mínimas Responsables para Animales de Granja (FARMS, por sus siglas en inglés). BNP Paribas es el octavo banco más grande del mundo según el total de sus activos.


La iniciativa de las Normas Mínimas Responsables para Animales de Granja (FARMS, por sus siglas en inglés) incluye la prohibición del uso de jaulas para las gallinas ponedoras y pollos, prohibición de jaulas de gestación y parto para cerdas, prohibición de jaulas para terneros y la prohibición de tener amarrados y en confinamiento permanente a los terneros.


Alinearse con Las Normas Mínimas Responsables FARMS también exige reducir las densidades de confinamiento, brindar ambientes enriquecidos y retirar todos los procedimientos dolorosos como la castración, corte de cola y de pico. Además prohíbe el uso de antibióticos como método de prevención de enfermedades, limita el tiempo de transporte y establece criterios de aturdimiento antes del sacrificio, entre otras medidas.


“Éste es un paso muy importante y estamos felices de ver que el banco se mueve en esa dirección—pero no es suficiente. Queremos que esto sea un requisito de BNP Paribas con plazos para que sus clientes cumplan con los criterios de Las Normas Mínimas Responsables FARMS, dijo Marel van der Mark, Head of Animal Welfare and Finance en Sinergia Animal. “Sinergia Animal se está comprometiendo con los bancos, incluyendo BNP Paribas, en la adopción de políticas de bienestar animal. Esperamos ver más bancos adoptando medidas para proteger a los animales”.


Esta nueva política fue comunicada en un boletín de prensa que también anunció una nueva política restrictiva que busca combatir la deforestación en las regiones del Amazonas y Cerrado, con un enfoque en las cadenas de suministro de carne de res y soja. El sector de la ganadería industrial es el mayor responsable de la deforestación en estas regiones. Además, está siendo caldo de cultivo para enfermedades zoonóticas y contribuyendo al cambio climático, problemas de salud, resistencia antimicrobiana e inequidad social entre otros aspectos.


Debido al fuerte impacto que el sector de la ganadería tiene en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en las metas del Acuerdo Climático de París, Sinergia Animal está pidiendo a los bancos de desarrollo dejar de financiar a las granjas de ganadería intensiva (lee la carta abierta a los CEOs). “Los bancos de desarrollo deben representar el interés público, ya que son financiados por los impuestos de los ciudadanos, lo que significa que deberían cambiar sus inversiones hacia un futuro alimentario más sostenible—apoyando prácticas agrícolas sostenibles como la agro-ecología, sistemas agrícolas indígenas, agroforestales, agricultura orgánica y comida a base de plantas, por ejemplo”, explica van der Mark. Haz click aquí para firmar la petición.