La selva amazónica te necesita, revisa qué puedes hacer

El mundo está observando, impactado, como se quema la Amazonía, la selva más grande del planeta. Imágenes de árboles transformados en cenizas y animales huyendo del fuego (así como muchos otros muertos o gravemente quemados) han dado la vuelta al mundo. Ayer, São Paulo, a casi 3,000 km de distancia de la selva, estuvo a oscuras como si fuera de noche por el humo de los incendios… pero sólo eran las tres de la tarde.

 

Jorge Araújo/El País

 

 

El pasado 10 de agosto, ganaderos del sureste del estado de Pará anunciaron el “Día del Fuego”. Según una publicación, uno de los líderes del movimiento dijo, de forma anónima, que la decisión fue tomada para “demostrar al presidente Bolsonaro que los ganaderos están listos para trabajar”. 

 

Bolsonaro ha demostrado largamente su apoyo a la agroindustria brasileña y ha sido criticado internacionalmente por su negligencia en temas de sostentabilidad, conservación de la naturaleza, bienestar animal y derechos indígenas. Desde el inicio de su mandato como el presidente de Brasil, a principios de este año, ha coleccionado una serie de comentarios y decisiones desafortunadas en lo que se refiere a la preservación del medio ambiente.

 

Uno de los momentos más icónicos fue cuando criticó y desalojó el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) por publicar datos sobre la deforestación de la Amazonía que "quebranta el nombre de Brasil en el extranjero”. En ese momento, los satélites mostraban que más de 1.000 km² de la Amazonía fueron deforestados durante las dos primeras semanas de julio, un aumento del 68% comparado con el mismo período durante el año pasado. 

 

El mismo Instituto registró, desde el “Día del Fuego”, una explosión en el número de incendios. El récord del año se rompió ese mismo día, con 124 registros; el día 11, un nuevo récord con 203 puntos de fuego. Y así es como comenzó la tragedia. 

 

The Independent

 

 

 

Personas de todo el mundo están impactadas por estas imágenes y por la falta de responsabilidad del gobierno de Bolsonaro y los ganaderos brasileños con el futuro del planeta. Y es por eso que este es un momento muy importante para sensibilizar a todos sobre qué es lo que está destruyendo las selvas: ganaderos codiciosos y compañías de producción de ganado y agricultura, principalmente cultivos de soja para alimentar a los animales en todo el mundo. 

 

La cría de ganado es una de las causas más importantes de la deforestación de la Amazonía en todos los países, aportando con un 80% de las tasas de deforestación. Aproximadamente 450,000 kilómetros cuadrados de áreas deforestadas en la Amazonía en Brasil son hoy pastizales para ganado. 

 

 

Incendiar el bosque es una conocida técnica utilizada por los ganaderos para abrir espacio para pastizales. Siempre ha ocurrido así en Brasil, y siempre ha sido peligroso. Pero lo que ocurrió un par de semanas atrás superó todos los límites. 

 

Seamos claros: la cría de ganado y la producción de soja a gran escala solo existe por la existente demanda de carne en el mundo. La soja es exportada a todo el mundo hacia países que la utilizan principalmente para servir de alimento para los animales. En este contexto, cambiar nuestros hábitos alimentarios es la única decisión individual que puede cambiar lo que está ocurriendo en la selva amazónica. 

 

Se estima que, después de que el 40% de la selva sea destruida, el resto no podrá continuar viviendo y se convertiría en una sabana. Antes de este incendio, la Amazonía ya había perdido un 20% de su cobertura original. ¡Es ahora o nunca! Haz click aquí y únete a nuestro Desafío 21 Días Veg
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload