9 motivos por los que no deberíamos comer huevos

La manera como se produce la mayoría de huevos en el mundo es considerada como una de las peores formas de crueldad animal. Pero el problema que se esconde tras los huevos va mucho más allá: también hay daños potenciales a la salud y al medio ambiente.

 

Te presentamos los nueve motivos principales por los que todos deberían dejar de comer huevos: 

 

1. Las gallinas pasan sus vidas en el espacio de una hoja de papel A4


Las gallinas confinadas en jaulas en batería, que es el caso de la mayoría de gallinas ponedoras, pasan sus vidas enteras hacinadas, sin espacio para abrir sus alas por completo, caminar o poder manifestar comportamientos naturales de su especie como picotear el suelo. Además del sufrimiento físico que eso implica (muchas pierden sus plumas del cuerpo por el contacto con las rejas metálicas), estudios científicos comprueban que en este sistema las gallinas, seres naturalmente curiosos y activos, también se sienten estresadas y frustradas. 

 

Foto: We Animals

 

2. A las pollitas les cortan el pico 


Sus sensibles picos son cortados por una chapa metálica caliente cuando tienen apenas algunos días de vida, en un procedimiento bastante doloroso. Esto, porque debido al hacinamiento en las jaulas es común que las gallinas se picoteen unas a otras como consecuencia del estrés, lo que incluso puede llevar a brotes de canibalismo y a la muerte. 

 

 

 

3. Los pollitos machos son triturados vivos


Parece un mito, pero no lo es. Para reponer a las gallinas ponedoras, que tienen una vida bastante corta por las pésimas condiciones , es necesario incubar huevos. Las hembras que nacen serán puestas en jaulas para reiniciar el ciclo de producción de huevos. Pero ya que los machos no sirven para la industria son asesinados con técnicas terribles: triturados vivos y conscientes o ahogados en bolsas plásticas. 

 

 

4. Cuando ya no producen huevos, las gallinas son llevadas al matadero


En la naturaleza, una gallina puede vivir hasta 10 años. Sin embargo, en la industria, cuando sus cuerpos están agotados de poner huevos y por la pésima calidad de vida, ellas ya no producen lo suficiente para generar ganancias y son llevadas al matadero aproximadamente a los dos años. Esto quiere decir que, lejos de ser inofensiva, la producción de huevos es tan (o incluso más) cruel que la de la carne. 

 

5. El consumo excesivo de huevos está relacionado a problemas cardiovasculares


Parece obvio y lo es: los huevos son un alimento rico en colesterol y el alto consumo de esta sustancia aumenta la incidencia de enfermedades cardiovasculares, incluyendo problemas al corazón y derrames, e incluso el riesgo de muerte. Pero más específicamente consumir 300 mg de colesterol por día está relacionado a un riesgo 17% mayor de padecer enfermedades cardiovasculares y un riesgo 18% mayor de muerte. Un huevo cocido tiene 186.5 mg de colesterol, es decir que apenas tres huevos por semana ya son suficiente para aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y muerte. 

 

 

6. Y también un mayor riesgo de reincidencia de cáncer de próstata


Un estudio realizado por la Universidad de Harvard concluyó que, comparando hombres que raramente comen huevos con quienes comen pero incluso menos que uno al día, el segundo grupo tenía dos veces más riesgo de progresión o reincidencia de cáncer de próstata. Se cree que esto es debido a la colina presente en los huevos que aumenta la inflamación del cuerpo.

 

7. La producción de huevos pone en riesgo la salud pública mundial por la Salmonella


Este año, decenas de personas se enfermaron en el Reino Unido después de comer huevos contaminados con Salmonella, y lamentablemente esto ocurre con más frecuencia de lo que nos gustaría. Esta enfermedad puede incluso llevar a la muerte, sobre todo en niños y ancianos, y es extremadamente común en lugares donde se crían aves, especialmente en confinamiento intensivo.  

 

 

8. Utilizan muchos antibióticos para combatir enfermedades


Para prevenir la proliferación de enfermedades en los sistemas industriales altamente artificiales algunos productores de huevos utilizan antibióticos de forma continua, aún cuando los animales no estén enfermos. Y ahí comienza otro problema: de acuerdo con la ONU, la resistencia a los antibióticos es una de las más grandes amenazas a la salud global, la seguridad alimentaria y el desarrollo, y está relacionada directamente al uso indiscriminado de drogas, tanto para humanos como para la producción animal.

 

9. La producción de huevos se relaciona con la contaminación de agua y suelo 


Se habla mucho de los impactos ambientales de la carne roja, pero los huevos son un factor importante de contaminación del agua y del suelo. Científicos de la Universidad de Oviedo, en España, analizaron los efectos de la producción intensiva de huevos y concluyeron que tiene impactos importantes para el agua y el suelo, sobretodo relacionado al tratamiento de desechos, la alimentación de las gallinas y la reposición de animales debido a su baja esperanza de vida. 

 

 

Cualquier forma de producción de huevos tiene impactos directos en la vida de millones de animales, en el medio ambiente y en la salud y seguridad de las personas. No necesitamos de este ni de ningún producto de origen animal para tener una dieta saludable y diversa. Haz click aquí para comenzar una dieta vegana hoy, y participa en nuestro grupo de voluntarios para ayudar a difundir esta idea.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload