Orgullosos de ser una ONG compuesta en un 80% por mujeres

March 6, 2020

Hoy / mañana es la Huelga General Feminista, un movimiento que llama a la igualdad de género en todo el mundo, y las mujeres de Sinergia se detienen por el día. Las mujeres están subrepresentadas en roles de liderazgo en todos los sectores, incluso en el sector sin fines de lucro. Creemos que también es nuestro deber cambiar esta situación y queremos liderar con el ejemplo. Como una organización que prefiere las acciones concretas a promesas vagas, estamos haciendo nuestra parte.

 

Sinergia Animal fue fundada por una mujer y se enorgullece de contar con 6 de 7 de nuestros roles de liderazgo ocupados por mujeres y un equipo general compuesto en un 80% por mujeres, principalmente latinas y mujeres asiáticas. Una parte central de nuestra misión es ayudar a desarrollar el potencial de estas valientes mujeres activistas en el Sur Global. Creemos que cuando empoderamos a las mujeres, creando un ambiente en el que ellas son las protagonistas, no solo ganan ellas, sino también lo hacen sus comunidades y animales.

 

De todos los miembros de los grupos de protección animal el 75% son mujeres, por lo que, en este momento, la verdad es que somos las que mayormente llevamos el movimiento. Entonces, si bien esta estadística demuestra la urgencia de mejores políticas para las mujeres (incluidas las mujeres trans) dentro del movimiento por los derechos de los animales, las demandas y opiniones de las mujeres deben respetarse incluso si solo hubiera una mujer. Es simplemente una cuestión de justicia social. ¿Y qué son los derechos animales sino una cuestión de justicia social?

 

Los prejuicios, la violencia y la opresión a menudo se superponen, ya que tienen un origen común y siguen la misma lógica: la cosificación y alienación ha sido durante mucho tiempo una estrategia que ayudó a grupos poderosos a oprimir y violar a otros. En nuestra sociedad, en la que existe una necesidad inherente de generar ganancias para mantener el juego en marcha, una masa de personas, animales y naturaleza se consideran simplemente como recursos, cosas, instrumentos para optimizar las ganancias y la riqueza de una pequeña parte de la población, sin importar cuán destructivo e injusto esto sea.

 

No creemos que podamos poner fin a un tipo de opresión sin tomarnos de la mano con otros movimientos y trabajar juntos, apoyarnos mutuamente y abordar la causa principal de la opresión en lugar de sus síntomas.

 

 

 

Hoy (como lo hacemos el resto de los días) estamos uniendo fuerzas con el movimiento feminista para exigir la misma libertad, respeto y empatía que pedimos para los animales todos los días. Esto, por supuesto, incluye a las mujeres trans. 

Exigimos que las organizaciones:

 

  • Paguen salarios iguales a las mujeres en los mismos puestos que los hombres. Es difícil creer que todavía tengamos que luchar por esto en 2020;

  • Aseguren que sus equipos tengan diversidad e inclusión de mujeres de diferentes etnias, orígenes, nacionalidades, razas, lenguas nativas, especialmente del Sur Global (América Latina, África y Asia), así como mujeres transgénero y personas de diferentes orientaciones e identidades de género, diferentes contextos religiosos y de fé, o contextos sociales, diferentes edades, mujeres gordas y mujeres con discapacidad;

  • Cuando trabajen en otros países, especialmente en los países del Sur Global, consideren que las reglas para las personas en estos lugares pueden no ser consistentes, y como resultado de esto, una prioridad para los departamentos de Recursos Humanos siempre debe ser la seguridad de las mujeres, con especial atención a LGBTQI + mujeres;

  • Tengan más mujeres en roles de liderazgo, incluido el liderazgo superior, y mujeres de diferentes orígenes;

  • Tengan un lugar de trabajo más saludable para las mujeres, un entorno en el que sus opiniones sean escuchadas y respetadas, independientemente de su puesto de trabajo, y las involucre en los procesos de toma de decisiones, fomentando la cooperación y no la competencia entre ellas;

  • Crean en las mujeres. Es esencial que las organizaciones comiencen a tomar en serio las denuncias de acoso y abuso sexual, con procedimientos adecuados para investigar los reclamos mientras se mantiene a las mujeres involucradas seguras y con un trabajo estable, y procedimientos para castigar a todas las personas que cometen este tipo de conductas. Además, actitudes que no son exactamente acoso y abuso sexual, pero que son implícitamente sexistas también deben ser consideradas (por ejemplo, un jefe masculino que desprecia a las mujeres, nunca considera sus opiniones o comentarios, crítica excesivamente su trabajo, etc.);

  • Desarrollen condiciones de trabajo que consideren las necesidades de maternidad ... Y también de paternidad, ya que no hacemos bebés solas y es hora de que los hombres sean responsables de sus hijos y compartan las tareas del hogar por igual;

  • Comiencen a tener principalmente mujeres hablando en eventos, conferencias, seminarios web, eventos de capacitación, llamadas, etc. Básicamente, siempre que pueda incluir una mujer, háganlo. Esas mesas de conferencia llenas de hombres son una pena para un movimiento que consiste básicamente en mujeres. Estamos listas para subir al escenario;

  • Dejen de objetivizar y sexualizar a las mujeres como estrategia para campañas de activismo. Las ONGs de derechos animales no pueden ser perpetradoras de opresión de ningún tipo y deben ser responsables, entendiendo el impacto dañino que la hipersexualización y la explotación de la sexualidad de las mujeres tienen en las niñas y mujeres jóvenes;

  • Dejen de usar la gordofobia y el “body-shaming” como una estrategia para promover el veganismo, y creemos un movimiento que incluya a las mujeres gordas;

  • Apoyen los movimientos de base feministas (locales), sus propias demandas y acciones, así como esperaríamos que los movimientos feministas apoyen nuestras demandas de defensa de los animales. Sinergia, por ejemplo, permitirá a sus integrantes dedicar 2 horas por semana de su tiempo de trabajo remunerado a causas y proyectos feministas;

  • Fomenten un modelo de veganismo que empodere a las mujeres campesinas y la agricultura familiar, respalden su acceso a la tierra, los recursos y el crédito, los derechos laborales y las condiciones de trabajo saludables. Por otro lado, el veganismo también debe considerar la soberanía y autonomía alimentaria, y proponer dietas saludables que sean asequibles para las familias, especialmente las más vulnerables;

  • Aborden activamente el vínculo entre la agricultura animal, el cambio climático y cómo esto afectará drásticamente a las mujeres más que a nadie. La escasez de agua y alimentos, la guerra y los conflictos y enfermedades civiles siempre han tenido un impacto más severo en las poblaciones más vulnerables, especialmente las mujeres en gran parte del Sur Global, ya que son las principales responsables de obtener recursos para su familia, y a menudo la distribución de los recursos es dada por género.
     

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload