Estudio revela correlación entre el consumo de carne y lácteos y el cáncer colorrectal


Un nuevo y revolucionario estudio publicado en el Journal BMC Medicine revela que el consumo de carne roja procesada incrementa el riesgo de cáncer, especialmente del cáncer colorrectal. El estudio encontró que la exposición prolongada a los anticuerpos humanos creados para combatir el ácido del carbohidrato derivado de la carne roja N-glycolylneuraminic (Neu5Gc)—más abundante en ese tipo de carne y en productos lácteos—contribuye a la evolución de las células cancerígenas. El cuerpo humano no sintetiza el Neu5Gc y el consumo de ácido de las carnes rojas y los lácteos hace que éste se acumule en el revestimiento de las células, lo que desencadena la producción de anticuerpos anti-Neu5Gc en el organismo.


La carne sobre la evidencia


La Organización Mundial de la Salud ya clasificó a la carne roja como carcinógeno Grupo 1, lo que significa que hay evidencia concluyente de que causa cáncer. El estudio citado arriba es la adición más reciente a esa evidencia. Si estás interesad@, puedes leer lo que otros estudios han dicho acerca de la relación entre el consumo de carne y el cáncer, como el de intestino, seno, colorrectal, pancreático y de próstata.


Pero no es sólo la carne, el consumo de lácteos también ha sido relacionado con un mayor riesgo de cáncer. La gente que consume productos lácteos tiene hasta 65% más probabilidad de desarrollar cáncer de próstata y beber sólo un vaso de leche de vaca al día está asociado con un 50% de aumento en sus posibilidades de desarrollar cáncer de seno. Reemplazar la leche de vaca con leche de soya puede reducir el riesgo de cáncer de seno hasta en un 32%, y el consumo de alimentos a base de plantas generalmente está asociado con una disminución en el riesgo de cáncer de próstata.

El humano es el único mamífero que sigue consumiendo leche aún después del periodo de lactancia. A pesar de que hasta un 75% de la población mundial es intolerante a la lactosa, nuestra sociedad todavía se comporta como si la leche de vaca fuera esencial para la salud humana. La codicia por parte de la industria láctea significa que sus ganancias son más importantes que nuestro bienestar.


Publicidad asesina


Gracias a décadas de publicidad y lobby gubernamental por parte de la industria cárnica y láctea, la sociedad cree que no podemos vivir saludables sin consumir sus productos. En consecuencia, la gente cree que no es posible sostener la vida humana sin explotar y asesinar animales. Esta publicidad afecta gravemente a los humanos, a los animales y al planeta.


No sólo hay una gran cantidad de alimentos a base de plantas que son más ricos en calcio y proteínas que la leche y la carne, sino que estos alimentos no tienen los efectos secundarios negativos en la salud humana y en el medio ambiente que tienen los alimentos de origen animal—sin mencionar el efecto en el bienestar de los animales.


Las enormes consecuencias del consumo de carne y lácteos en la salud humana y el medio ambiente no podrían ser más evidentes—el debate acerca de este tema debería estar resuelto hace tiempo. Lo que deberíamos estarnos preguntando es por qué se gastan billones y billones de dólares para mantener una industria tan cruel e insostenible; una industria de la que se ha comprobado que es ineficiente y poco efectiva para hacer lo que debe ser su objetivo principal: alimentar a las personas.


Ponte de nuestro lado en la batalla por un futuro más saludable para los animales y la humanidad. Considera dar los primeros pasos hacia una dieta vegana: súmate a nuestro reto vegano de 21 días aquí.