Investigación revela violaciones de bienestar animal en la industria pesquera de Tailandia


[Bangkok, Tailandia] — Imágenes publicadas por We Animals Media y Sinergia Animal revelaron el sufrimiento de los animales y las condiciones insalubres en la cría y comercio de tilapia, la principal especie de peces criada en Tailandia. Ahora, activistas están pidiéndole a productores y vendedores que mejoren con urgencia el trato de los peces y a Siam Makro que abandone la venta de peces vivos.


“Recolectamos evidencia que muestra las condiciones insalubres de las piscifactorías de tilapia en Tailandia, donde se encontraron peces viviendo en agua visiblemente sucia, algunos con signos de enfermedades como ojos blancos protuberantes. En una de las granjas investigadas, los peces muertos eran dejados en el estanque, mientras otros peces vivos se comían sus cuerpos flotantes” dice Wichayapat Piromsan, Directora de Relaciones Públicas del Sudeste Asiático en Sinergia Animal. Sinergia Animal es una ONG que trabaja en países del Sur Global para reducir el sufrimiento de animales de cría y promover elecciones alimentarias más compasivas.


El material obtenido también muestra a peces siendo tratados cruelmente: son sacados del agua y arrojados en cubetas o lanzados al suelo sin agua, donde mueren lentamente por asfixia. En los mercados tradicionales como Khlong Toei, el mercado húmedo más grande de Bangkok, a las tilapias vivas se les aplasta la cabeza con cuchillos de carne o son desmembradas vivas y estando completamente conscientes. En Talaad Thai, un mercado en el norte de Bangkok donde se compran productos para revender y distribuir en toda Tailandia, los peces son empacados en bolsas plásticas cuando aún están vivos y mueren lentamente mientras luchan por respirar.


“Es devastador pensar en que así es como millones de animales viven y mueren en nuestro país. Estudios científicos demuestran que los peces tienen la capacidad para sentir dolor, miedo y estrés. A pesar de esto, usualmente son desestimados, considerados como incapaces de sentir y maltratados en formas que serían ilegales para otros animales”, dice Piromsan.


Siam Makro y la venta de peces vivos


En Siam Makro, uno de los supermercados más grandes de Tailandia, tilapias vivas estaban a la venta exhibidas en tanques abarrotados y con aguas turbias. Muchas de ellas parecían estar lastimadas y con mala salud. “Tenemos registros de peces tumbados de forma incómoda sobre su lado, lo que es alarmante tanto para el bienestar de estos como para la seguridad de sus consumidores”, comenta Piromsan . Además, resalta que, para llegar a los mercados, los peces deben atravesar no solo la crueldad hallada en las piscifactorías, sino también el transporte.


Para los grupos de activistas, también hay preocupaciones ambientales. La tilapia es una especie herbívora, pero en estas piscifactorías, son alimentadas de forma antinatural con comida para peces, hecha de peces silvestres capturados en el océano. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el uso de este tipo de alimento en acuicultura exacerba el problema de la sobrepesca y amenaza a la biodiversidad de los océanos.


“Estamos invitando a nuestra sociedad a ser más amable y considerar el inmenso sufrimiento de estos seres sintientes. El sistema no solo es cruel e inhumano con los peces, las condiciones sanitarias también son cuestionables, por no mencionar el impacto ambiental en este momento crítico de la historia humana”, dijo Piromsan .


Una petición online está reuniendo firmas de la ciudadanía para demandar a productos y vendedores que mejoren el trato a los peces y que Makro abandone la venta de peces vivos en sinergiaanimalinternational.org/fish-thailand.