Reporte muestra que prevenir pandemias puede ser 100 veces más barato que luchar contra ellas


Un nuevo reporte publicado por la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés) reveló que nuevas las pandemias no sólo serán más frecuentes sino que hacer frente a ellas será más costoso que reducir los riesgos de su aparición, para empezar. El reporte estima que podría ser hasta 100 veces más barato prevenir nuevos brotes que responder a ellos.


Especialistas detrás del reporte sugieren que gravar el consumo de carne y la producción ganadera es sólo una de las opciones entre una serie de políticas que podrían reducir y abordar los riesgos de una pandemia. En otras palabras, necesitamos alejarnos de los productos de origen animal para proteger nuestra seguridad.


Las pandemias no llegan sorpresivamente


El Covid-19 es sólo uno más en la larga lista de pandemias y enfermedades infecciosas causadas por la explotación y el consumo de animales alrededor del mundo. Es, por lo menos, la sexta pandemia, desde la Gripa Española en 1918. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 75% de todos los patógenos emergentes en la década fueron de origen zoonótico, lo que quiere decir que comenzaron en animales no-humanos antes de afectar a los humanos. Éste fue el caso de la Gripe Porcina, la Gripe Aviar, la Enfermedad de las Vacas Locas, el Ébola e incluso el VIH/SIDA, que se remonta a la caza de chimpancés hace ya varias décadas. Con el crecimiento mundial de la ganadería intensiva hacia hábitats de vida silvestre y el encierro de animales en espacios cada vez más pequeños y antihigiénicos, el brote de nuevas enfermedades infecciosas a escala pandémica es altamente probable.


Pero estos no son los únicos mecanismos que conectan la ganadería con nuevas pandemias. El 75% de todos los antibióticos producidos en el mundo son usados en animales de granja. El uso sistemático y arbitrario de estas drogas en la agricultura animal está estimulando el desarrollo de cepas de bacteria resistentes a los antibióticos, lo que ya ha tenido consecuencias catastróficas para la medicina humana y la salud mundial. A propósito, la deforestación no sólo está relacionada con altos riesgos de brotes de enfermedades infecciosas, sino que también se estima que las inversiones que se necesitan para prevenirlas serían sólo la mitad de lo que se gasta en respuestas tardías para afrontarlas una vez iniciadas.


En el año 2004, la Asociación Americana de Salud Pública (APHA por sus siglas en inglés) publicó una resolución pidiendo una moratoria para las granjas ganaderas por la evidencia de catástrofes inminentes—tanto para animales como para los humanos—ya en ese entonces era claro como el agua. La pandemia del Coronavirus que ahora enfrentamos no es una sorpresa; pudimos habernos preparado para esto. Si no exigimos cambios urgentes en nuestro sistema de alimentación, la próxima pandemia global se estará acercando rápidamente. Según el Dr. Michael Greger, autor de Cómo sobrevivir una pandemia, la aparición de una nueva enfermedad de origen zoonótico con el potencial de llevarse a la mitad de la humanidad, “no es una cuestión de sí o no, sino de cuándo”.


Si te pones de nuestro lado en la batalla por un futuro libre de pandemias, considera dar un primer paso hacia una dieta vegana: únete a nuestro reto vegano de 21 días aquí.