Comer tres huevos por semana aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Consumir tres huevos a la semana incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y muerte, de acuerdo a un nuevo estudio publicado en el Journal of the American Medical Association. Un huevo contiene 180 miligramos de colesterol, lo que lo convierte en una de las principales fuentes de colesterol dietético. 

 

El estudio analizó 29,615 adultos en Estados Unidos, realizando un seguimiento por cerca de 18 años. Cada 300 mg adicionales de colesterol dietético consumidos al día se asocia de forma significativa con un riesgo mayor de tener problemas cardiovasculares - y además debemos considerar que otros productos, específicamente la carne, también tienen colesterol. 

 

Y no creas que el único peligro es la carne roja. Hace poco hablamos sobre otra investigación que descubrió que la carne roja y blanca son igual de dañinas por su colesterol, comparadas con dietas basadas en plantas. 

 

Después de todos estos descubrimientos, los científicos recomiendan restringir el consumo de productos animales para disminuir el nivel de colesterol en la sangre. Como una alternativa más saludable, deberíamos comer más plantas. Las proteínas provenientes de plantas, tales como las legumbres, las grasas insaturadas como las que encontramos en nueces y frutos secos están asociadas a un corazón saludable. 

 

 

El Colesterol no es la única amenaza

 

En general, los huevos están contaminados con Salmonella, una bacteria que enferma a muchas personas alrededor del mundo y puede matar, especialmente a niños. El problema es realmente serio en granjas que confinan a las gallinas en jaulas. El riesgo de contaminación con Salmonella en esos sistemas es un 43% más alto si lo comparamos con animales en galpones cerrados y un 98% mayor que en sistemas de libre pastoreo, de acuerdo con la European Authority for Food Security.

 

Para combatir la bacteria, la industria del huevo utiliza comúnmente antibióticos de forma continua, incluso si las gallinas no están enfermas. Otro estudio demostró que el 60% de la leche común analizada en Estados Unidos tiene pesticidas y antibióticos.

 

De acuerdo con la ONU, la resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas a la salud global, la seguridad alimentaria y el desarrollo actual, y está directamente relacionada al uso irresponsable de estas drogas, en la medicina humana y la producción animal.
 
A pesar del control de estos productos en la mayoría de los países, la ONU estima que en 2010 63,151 toneladas de antibióticos fueron utilizados sólo en la ganadería. En algunos países, aproximadamente el 80% del consumo total de antibióticos medicinalmente importante ocurre en el sector de producción animal, principalmente para promover el crecimiento de animales sanos. Y se espera que esto empeore: dos tercios del aumento futuro del uso de antibióticos sucederá en la industria animal ya que se prevee que la producción de cerdos y pollos aumente al doble. 

 

Se espera que surjan nuevas superbacterias resistentes a antibióticos y maten cerca de 10 millones de personas al año en el mundo — más que la tasa anual de víctimas del cáncer — para 2050 si no tomamos medidas suficientes, según un estudio. 

 

¿Cómo funciona la industria del huevo?

 

Las enfermedades sólo se contagian fácilmente por las terribles condiciones sanitarias y de hacinamiento en las granjas. En el caso de las gallinas ponedoras, ellas normalmente pasan todas sus vidas en jaulas con otras gallinas donde son incapaces de abrir sus alas por completo, caminar, o realizar los comportamientos típicos de su especie. El contacto constante con las rejas metálicas les hace perder sus plumas y les causa dolorosas heridas.

 

Muchas de ellas mueren en las jaulas y se quedan ahí, pudriéndose entre las otras gallinas vivas. Las que sobreviven son forzadas a vivir en lugares sucios hasta que dejan de producir lo suficiente para ser rentables para la industria y son enviadas al matadero.

 

 

Este sistema es considerado tan cruel que está prohibido en la Unión Europea, Nueva Zelanda y muchos estados de Estados Unidos. Sin embargo, lamentablemente, esta es la situación de cerca del 90% de las gallinas utilizadas para la producción de huevos en América Latina. 

 

Si no quieres poner en riesgo tu salud y la salud pública, y te importan los animales, por favor piensa en hacerte vegano. ¡Únete a nuestro Desafío 21 Días Veg!

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload