Colombia inicia transporte de 21 mil bueyes vivos hacia Irak en medio de críticas

En un récord cruel, Colombia acaba de realizar la exportación de animales vivos más grande de su historia. 21 mil bueyes y vacas vivas están a bordo del Navío Nada, que en cerca de dos semanas debería atracar en Irak. 

 

Donde muchas personas ven un lucrativo nicho de mercado, los defensores de los animales encuentran una práctica extremadamente cruel. Y todo comienza mucho antes del terrible viaje de la embarcación. 

 

 

 

En el caso del navío Nada, fueron necesarios 1.700 camiones provenientes de los departamentos de Córdoba, Sucre, Magdalena, Cesar, Bolívar y Antioquia para traer a los animales. Esto nos da la escala de sufrimiento involucrado: en la etapa del transporte terrestre los animales ya estaban expuestos a condiciones climáticas extremas, como frío y calor, de pie, sin poder caminar o echarse cómodamente; sin acceso a agua o alimento; haciendo sus necesidades ahí mismo, sin la limpieza necesaria y la mayoría de veces dejando un rastro de suciedad por donde pasa el camión. 

 

Llegando al puerto, deben esperar horas hasta que son embarcados al navío bajo amenaza de choques eléctricos. El viaje de los animales vivos hacia Medio Oriente, desde diferentes países como Brasil y Australia, ya ha sido documentada detalladamente en videos impactantes que muestran a los animales literalmente cocinarse dentro por el calor de las naves.

 

A falta de apoyo veterinario muchos animales mueren en el trayecto y sus cuerpos son lanzados al mar. El propio capitán de la embarcación Nada admite que no hay veterinario a bordo en este reportaje hecho por el programa Los Informantes:

 

 

El material incluso muestra animales dando a luz a terneros en pleno viaje, bebés muertos siendo pisoteados por falta de espacio y muchos animales ahogados en sus propios desechos. Una triste realidad que ya fue prohibida en diversos países, pero que continúa nutriendo la ambición de los ganaderos de toda América Latina. 

 

Vale decir que el mismo navío, Nada, fue objeto de una dramática acusación judicial en febrero del año pasado en Brasil. La nave estaba atracada en Porto de Santos, ya cargada con 27 mil animales, cuando un reporte veterinario reveló la realidad a la que estaban expuestos los animales en su interior, hacinados y cubiertos de heces.

 

Además de esto, las autoridades de la ciudad de Santos multaron a la empresa responsable por el transporte por daños ambientales, después de que la ciudad quedó llena de desechos. Como resultado, la justicia determinó que los bueyes y vacas fueran desembarcados y prohibió la exportación de animales vivos en todo el territorio nacional. El viaje solo fue autorizado después de una intervención del entonces presidente de la República y el Ministerio de Agricultura. 

 

No es por nada que la prohibición de exportación de animales vivos está siendo seriamente discutida en diversos países del mundo, incluyendo Australia y Reino Unido, dos importantes productores. 


Si tu también crees que ningún animal debería ser sometido a ese sufrimiento, firma la petición de Animales de Australia aquí. Únete a nuestro Desafío 21 Días Veg y sé un voluntario para construir juntos un mundo más considerado para ellos. 
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload