5 tips para “lidiar” con tu familia no vegana en estas festividades


La mayoría de veganos no crecieron en familias veganas. Sin embargo, la mayoría de nosotros todavía pasamos las fiestas con una mayoría de familiares no veganos, alrededor de una mesa llena de carne y otros productos de origen animal. Con frecuencia, esto también significa ser cuestionados y retados acerca de nuestro estilo de vida y nuestra dieta.


No queremos decir con esto que todas las familias no veganas son poco sensibles o no apoyan a sus familiares veganos, pero todos sabemos que algunas veces esta situación puede ser desgastante. Sobre todo aquellos de nosotros que somos más jóvenes o tenemos ingresos más bajos, tal vez no seamos aún capaces financieramente de traer nuestra propia comida para las fiestas o decir abiertamente qué deberíamos tener en la nevera por el resto del año.


Sin embargo, es importante tener en mente que algunos de nosotros, veganos, alguna vez fuimos los que cuestionábamos a nuestros amigos o familiares acerca de su veganismo, antes de nosotros mismos llegar a ser veganos. Acá hay 5 tips sobre cómo lidiar de forma positiva con nuestra familia no vegana durante estas fiestas:


1. No culpes


Las discusiones sobre los derechos de los animales pueden volverse acaloradas fácilmente y desatar una cantidad de emociones, especialmente cuando se es nuevo en el veganismo. No dejes que la discusión se vuelva personal, pues los no-veganos con frecuencia se toman el asunto como un ataque a los sistemas morales que han tenido toda su vida. Mejor diles cómo te sentiste cuando empezaste a investigar y a darte cuenta lo que les sucede a los animales, que te preocupaste mucho y diles cómo te sentiste al darte cuenta que estabas apoyando un sistema que tortura y asesina a los animales. Busca su empatía antes que cualquier cosa.


2. No te vuelvas agresiv@


Si el debate es inevitable, mantén tus emociones bajo control. Todos sabemos que puede ser duro hacer esto cuando las vidas de millones de animales están en juego. Sin embargo, recuerda que para lograr que otros se pasen al veganismo, tus argumentos deben ser, sobre todo, efectivos. Si dejas que tus emociones te controlen y te pones agresiv@, la gente empezará a querer evitar hablar contigo sobre veganismo y, por lo tanto, tendrán menos oportunidad de interactuar con los argumentos y las ideas que harán más probable que ellos mismos se hagan vegan@s. Recuerda que un debate acerca del veganismo tiene el potencial de salvar las vidas de los animales, entonces sé responsable y razonable.


3. Haz tu investigación


Todos, vegan@s y no-vegan@s por igual, hemos pasado toda nuestra vida siendo bombardeados con propaganda acerca de la supuesta necesidad que los humanos tenemos de consumir productos de origen animal. Los argumentos derivados de esa falta de información surgen con frecuencia cuando los no-vegan@s sienten la necesidad de defender su estilo de vida. Por lo tanto, es necesario que hagas tu investigación para que no te dejes confundir ni te sientas abrumad@ en un debate: debes saber lo que es científicamente veraz y qué no lo es. Que de forma consistente estés en la búsqueda de información tiene el beneficio añadido de hacerte más seguro acerca de tu propia decisión de hacerte vegan@.


4. Lidera con el ejemplo


Si no te gusta involucrarte en debates agotadores y emocionalmente exigentes, intenta liderar con el ejemplo. Si es posible, toma la iniciativa y haz un voluntariado para preparar las comidas para las fiestas. ¡Puedes sorprender a todos con recetas veganas maravillosas! Muchas personas tienden a apegarse a lo tradicional y podrían no estar familiarizadas con una gran cantidad de ingredientes a base de plantas. Muéstrales que el veganismo puede abrir las puertas hacia nuevos sabores y cocinas.


5. Planea con anticipación


No dejes que tu familia se lleve la impresión de que tu veganismo será un inconveniente para ellos. Planea con tiempo lo que estarás comiendo paras las fiestas y, si financieramente puedes hacerlo, compra o prepara tu propia comida — y, por supuesto, intenta sugerir con anticipación que ellos son bienvenidos a comer vegano también. Pero si financieramente no puedes hacer esto tú mismo, pide ayuda a un amigo o amiga vegan@ o un familiar que sea receptivo ante la idea del veganismo. No dejes que los precios de los restaurantes veganos o de los productos dirigidos a veganos te engañen: el veganismo puede ser muy barato y asequible. Cada cultura tiene su propia variedad de comida a base de plantas que ya maquilla muchos de los componentes de las comidas diarias tradicionales. Actualmente hay además una gran variedad de canales y sitios web de recetas veganas que tienen en cuenta diferentes limitaciones financieras. De nuevo, haz tu investigación y planea de forma anticipada.


A pesar de que tu familia tal vez no sea vegana, ten presente que ellos fueron quienes criaron a la persona que un día se hizo vegana por los animales. Hazles saber eso. Si estás leyendo esto es porque también te preocupas por ellos y quieres que ellos tengan un entendimiento mayor de tus principios y valores como persona vegana. Hazles saber que ellos fueron quienes te criaron para respetar la vida en todas sus formas, niveles y expresiones. Hazles saber que estás agradecid@ por eso y que quieres lo mejor no sólo para los animales sino para ellos también.


Por último, si tienes un familiar o amig@ que está dispuesto a darle la oportunidad al veganismo — o si tú mismo no te has hecho vegan@ — nuestro Desafío 21 Días Veg podría ser ideal para ayudarte con los pasos iniciales. Puedes registrarte gratis aquí.