top of page

Activismo por el bienestar animal: un camino de sueños, desafíos y superación

*Texto traducido de la versión original de 'BeSpoke Diaries'


Carolina Galvani creó Sinergia Animal después de conocer los horrores de la producción animal
Carolina Galvani creó Sinergia Animal después de conocer los horrores de la producción animal a gran escala (Foto: Sinergia Animal)

En el verano de 2006, Carolina entró en un enorme y oscuro almacén ubicado en el interior de Portugal.


Era un lugar rodeado de hermosos paisajes rurales, pero que guardaba una realidad impactante.


El galpón era un sitio opresivo, húmedo, hediondo, caluroso y dominado por un sonido aterrador: por todas partes, miles de gallinas emitían, sin cesar, sonidos que expresaban desesperación.


Estaban hacinadas en jaulas diminutas y no tenían libertad de movimiento. Muchas de ellas habían perdido la mayor parte de sus plumas debido al contacto constante con las barras metálicas de las jaulas y a la mala alimentación. Estaban allí para producir huevos a escala industrial, atrapadas en un ambiente que causaba mucho sufrimiento y una alta mortalidad.


Carolina se sintió frustrada por no poder liberarlas. Era angustioso verlas intentando moverse, pero sin espacio para hacerlo.


Pero su experiencia en este terrorífico lugar no fue en vano: aquel día en Portugal cambió su vida.


El sueño de transformar el mundo en un lugar mejor

Carolina creció en una ciudad del interior del estado de São Paulo donde, al menos aparentemente, la gente vivía en paz.


Allí había poca pobreza y violencia. Y la mayoría de la población tenía una buena calidad de vida, a diferencia de lo que sucede en las grandes ciudades de Brasil, donde hay mucha pobreza y violencia. En su infancia, no tenía motivos para preocuparse por los problemas sociales.

Carolina Galvani con vaca en el campo
Carolina dedica su vida a defender a los animales (Foto: Sinergia Animal)

Sin embargo, su visión del mundo empezó a cambiar cuando, a los nueve años, recibió un periódico de una profesora de la escuela. Como tarea, tenía que leer las noticias con mucha atención y escribir un ensayo sobre algún reportaje del diario.


En el periódico había una foto de un niño muy pequeño durmiendo completamente solo dentro de una caja de cartón, en alguna gran ciudad brasileña. No tenía padres, hogar o comida. Usaba drogas para saciar su hambre y pedía limosna en la calle.

Carolina estaba indignada. “¿Cómo es posible que nadie haga nada para ayudar a este niño?”, se preguntó.


Ese día, con tan solo nueve años, eligió su futuro: quería ser periodista y trabajar para transformar el mundo en un lugar mejor para todos.


Sin embargo, las cosas no salieron inmediatamente según lo planeado: años más tarde, cuando llegó el momento de obtener una plaza en la universidad, Carolina fue aceptada en la Facultad de Economía de la Unicamp, una de las principales instituciones universitarias de Brasil.


Al comienzo de la universidad, se sentía fuera de lugar. Pero pronto se adaptó: el curso de Economía de la Unicamp se centró (y sigue centrándose) en conceptos económicos que buscan reducir las inmensas desigualdades sociales de Brasil.


El desarrollo de la sociedad, la distribución del ingreso y la lucha contra la pobreza eran temas que dominaban las clases. Y todo esto estaba muy en consonancia con los ideales de justicia social que había estado alimentando desde que era niña.


Poco después de graduarse como economista, empezó a trabajar con organizaciones no gubernamentales. Se sintió realizada, pero el periodismo seguía siendo su vocación.


Por eso, en 2005, Carolina se mudó a Londres y pronto comenzó a soñar con hacer una maestría en Periodismo en la City University.


El cambio no fue fácil: al llegar a Inglaterra, tuvo que trabajar duro para ahorrar el dinero necesario para pagar su maestría. Trabajó como personal de limpieza y encargada de pub, haciendo turnos de 14 horas al día (desafortunadamente, no tenía talento para servir cerveza y, de vez en cuando, derramaba bebidas sobre los clientes...).


Pero el esfuerzo valió la pena: logró completar su maestría y, finalmente, hizo realidad su sueño de ser periodista.


Cambiando el mundo con el periodismo de investigación

Después de recibir su diploma, Carolina se enteró de que una agencia de periodismo de investigación en Londres estaba buscando una persona que hablara portugués con fluidez para ayudarlos en una misión muy importante.


A mediados de 2006, la agencia planeaba infiltrarse en granjas industriales de animales y mataderos en Portugal para exponer las terribles prácticas que tenían lugar allí (y necesitaban a alguien que hablara portugués para ayudarlos).

Como periodista de investigación, Carolina comenzó a denunciar la crueldad hacia los animales practicada por la industria alimentaria
Como periodista de investigación, Carolina comenzó a denunciar la crueldad contra los animales practicada por la industria alimentaria (Foto: Sinergia Animal)

Ella se ofreció a trabajar como voluntaria en este proyecto, sin saber muy bien cómo sería la experiencia.


En ese momento, Carolina se interesaba principalmente por los temas sociales. No sabía nada sobre las granjas industriales. Como muchas personas en países del Sur Global, ella pensaba que los animales se criaban al aire libre, en hermosos campos verdes. No conocía el concepto de "agricultura industrial".


Por eso, fue enorme el susto que se llevó cuando entró, con el equipo de periodismo de investigación inglés, en la horrible granja industrial portuguesa de producción de huevos, con las gallinas sufriendo en espacios minúsculos e insalubres.

En Portugal también se infiltraron en otros tipos de propiedades rurales, que criaban ganado vacuno, cerdos y conejos.


Carolina recuerda haber visto cerdas confinadas en jaulas diminutas, sin espacio para moverse. Las cerdas gritaban y se comían a sus crías a causa del estrés. En un matadero de lechones que visitó, los animales eran agarrados a la fuerza y ​​colgados en ganchos antes del sacrificio.

Fue muy difícil (y al mismo tiempo transformador) presenciar los horrores de la producción animal a gran escala. Como periodista, se dio cuenta de que no quería trabajar para un gran medio de comunicación, haciendo reportajes genéricos. Su deseo, a partir de ese momento, era generar información para defender el bienestar animal y causar discusiones sobre cuestiones sociales.

Son muchas las prácticas inhumanas adoptadas en los mataderos de cerdos
Son muchas las prácticas inhumanas adoptadas en los mataderos de cerdos (Foto: Human Cruelties)

Radicada en Londres, trabajó como periodista de investigación en los años siguientes en más de 30 países, produciendo reportajes para canales de televisión y grandes organizaciones no gubernamentales. Estaba muy feliz de ver que algunos de sus trabajos captaban la atención del mundo, obteniendo cobertura de medios como la BBC, The New York Times, The Guardian, Channel 4 y Le Monde.


Carolina, por ejemplo, entró en varios mataderos de Bélgica, donde filmó en secreto a vacas, ovejas y cabras siendo sacrificadas totalmente conscientes (y a menudo una frente a otra). Y recuerda una vaca mirándola profundamente mientras esperaba ser muerta. Dolía mucho verla morir lentamente.


Ella también ayudó a exponer el cruel mercado de pieles de foca en Grecia, la caza ilegal de delfines rosados ​​en la Amazonia brasileña y la venta de carne de ballena en Groenlandia.


Siempre le ha causado una gran tristeza no poder detener el sufrimiento de los animales. Pero ella canalizó toda su indignación para producir materiales periodísticos que podrían cambiar la situación a medio y largo plazo. Y llegaron los resultados positivos.

En los mataderos, los animales sufren mucho antes y durante el sacrificio
En los mataderos, los animales pueden sufrir mucho antes y durante el sacrificio (Foto: Human Cruelties)

Cuando los medios publicaron sus informes sobre los mataderos de Bélgica, por ejemplo, los políticos belgas hicieron un debate nacional para determinar si los animales deberían ser sacrificados en el país utilizando métodos aturdidores para reducir su sufrimiento.


En 2017, después de estos debates, las regiones de Flandes y Valonia prohibieron el sacrificio sin aturdimiento, prohibición que sigue en vigor en la actualidad.


Además, Carolina está muy feliz de decir que su trabajo contribuyó a la prohibición de la pesca y venta de piracatinga en Brasil.


La piracatinga es un pez que, en el Amazonas, suele capturarse con carne de delfines rosados, los cuales están en riesgo de extinción. En el momento de sus investigaciones, aproximadamente 4.000 delfines eran matados anualmente en la Amazonia brasileña para pescar piracatinga. Y su trabajo ayudó a reducir esas cifras.


La producción animal a gran escala no se trata sólo de crueldad animal. La práctica también implica deforestación, destrucción de océanos e impactos extremadamente negativos en las comunidades indígenas de todo el mundo. Por esta razón, el trabajo de Carolina como periodista de investigación se ha centrado a menudo en cuestiones ambientales.

La producción animal a gran escala también provoca deforestación y destrucción de los océanos
La producción animal a gran escala también provoca deforestación y destrucción de los océanos (Foto: Matthias Behr/Pexels)

Ella investigó, por ejemplo, la deforestación provocada en Australia por el mercado maderero chino. También denunció la deforestación generada en Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina debido a la producción de soja destinada a la alimentación animal.


Y mostró cómo la destrucción de las selvas sudamericanas por la soja está destruyendo territorios de caza para las comunidades indígenas y sometiéndolas a conflictos e inseguridad alimentaria.


Curando el trauma con la meditación

Carolina nunca se había detenido a pensar en los impactos que este tipo de trabajo estaba teniendo en su vida. Pero en 2013, cuando dejó Inglaterra y regresó a vivir a Brasil, enfrentó una crisis existencial. Estaba agotada después de documentar tanto sufrimiento y destrucción en todo el mundo y enfrentó episodios de depresión y ansiedad. Su mente estaba claramente dominada por el pesimismo y la falta de esperanza.


Pensó en dejar de trabajar por el bienestar animal, las cuestiones ambientales y el activismo social, simplemente porque es demasiado difícil detener todo el daño que la gente le hace al mundo.


En 2015, sin embargo, en medio de tanta incertidumbre, comenzó a participar de retiros de meditación silenciosa en Brasil, lo que la ayudó a retomar el rumbo.

Después del trauma, Carolina Galvani encontró fuerza en la meditación
Después del trauma, Carolina Galvani encontró fuerza en la meditación (Foto: Sinergia Animal)

En silencio, derramó todas las lágrimas que no pudo derramar al ver cosas muy tristes durante su trabajo investigativo.


Sintió que podía disculparse con todos los animales a los que no pudo ayudar y por toda la destrucción ambiental que no pudo detener.


Y, en cierto modo, logró decirse a sí misma que hizo lo mejor que pudo.


Estaba orgullosa de haber tenido el coraje de trabajar en países y entornos hostiles y exponer lugares que ocultan los feos secretos de la sociedad.


Una vez más encontró alegría en todos los pequeños cambios que ayudó a realizar y vio que los grandes cambios se construyen poco a poco por personas que nunca se cansan de intentarlo. Recuperó la esperanza y se sintió optimista.


Recuperó la paz necesaria para darse cuenta de que el bienestar animal, la preservación de la naturaleza y el activismo social son el propósito de su vida y que no debe darse por vencida.

Nace una nueva entidad que se deja guiar por la esperanza

En 2017, Carolina fundó Sinergia Animal, una organización que tiene una misión sin precedentes: defender el bienestar animal en el mundo de los países en desarrollo, lo que ahora se llama Sur Global (territorios donde los derechos de los animales están muy descuidados). El Sur Global es extremadamente importante en la lucha global contra la explotación animal a escala industrial: juntos, Asia y América Latina albergan hoy más de dos tercios de los animales de granja del mundo. Y es donde se cultivan o se capturan en la naturaleza tres cuartos de los peces y mariscos del planeta.


Además, la producción de carne ha crecido más de cuatro veces desde 1980 en Asia y América Latina después de que una tendencia de crecimiento económico impulsó el desarrollo agrícola en esas áreas. Sinergia Animal comenzó a trabajar en cuatro países de América del Sur: Brasil, Colombia, Chile y Argentina, donde cuenta con colaboradores que trabajan activamente a favor de los derechos de los animales. También reclutó equipos en Asia, más concretamente en Indonesia y Tailandia.


Todos estos son lugares donde, tradicionalmente, no ha habido acción por parte de otras entidades que luchen por los derechos de los animales en la industria alimentaria.

Sinergia Animal lucha por reducir el sufrimiento animal en las cadenas de las grandes empresas de alimentos
Sinergia Animal lucha por reducir el sufrimiento animal en las cadenas de las grandes empresas de alimentos (Foto: Andy Kelly/Unsplash)

Uno de los principales objetivos de la organización es convencer a las grandes empresas alimentarias de que eliminen progresivamente las prácticas que causan sufrimiento a los animales.


Y ya hay excelentes resultados que celebrar: desde 2017, Sinergia Animal ha conseguido más de 90 compromisos de grandes empresas alimentarias que operan en el Sur Global para utilizar únicamente huevos libres de jaulas y prohibir la cría de cerdas confinadas en jaulas pequeñas.


Estas empresas incluyen Nestlé, Burger King, Carrefour y otras grandes cadenas de supermercados.

Sinergia Animal promueve los beneficios de la dieta vegana para muchas personas
Sinergia Animal promueve los beneficios de la dieta vegana para las personas (Foto: Maria Orlova/Pexels)

Cada año, la ONG promueve los beneficios de una dieta basada en plantas para miles de personas, escuelas, universidades y entidades gubernamentales, demostrando sus muchos beneficios para la salud humana, la naturaleza y el bienestar de los animales.


En total, el trabajo de la organización afecta positivamente cada año la vida de más de 3 millones de animales explotados por la industria alimentaria, en diferentes partes del mundo.

Además, la respetada entidad Animal Charity Evaluators ha nombrado a Sinergia Animal una de las organizaciones de protección animal más eficaces del mundo en los últimos cinco años, lo que ha ayudado a la ONG a obtener reconocimiento internacional y recaudar fondos para continuar con su misión.


Carolina cree que el éxito de Sinergia Animal proviene de la fe que ella y su equipo tienen en su causa y su baja aversión al riesgo. No los mueve el miedo, sino la esperanza.


Liderar con humildad y colaboración

Fundando Sinergia Animal, Carolina resucitó su pasión por defender la causa animal. Al mismo tiempo, necesitaba aprender sobre liderazgo. Y es increíble pensar en el crecimiento que ha logrado como persona y líder en los últimos seis años.


Durante gran parte de su vida como periodista de investigación, trabajó sola o en colaboración con pocos profesionales. Hoy coordina a más de 50 colaboradores en Sinergia Animal, repartidos en 9 países.


Mucha gente le pregunta cómo es convertirse en líder y realizar un trabajo en equipo eficiente para promover cambios significativos en el mundo.


Su respuesta es siempre la misma: el liderazgo se aprende. Los líderes deben ser humildes, admitir que cometen errores y reflexionar para siempre mejorar. Los buenos líderes, en su opinión, reconocen que no nacen preparados y que necesitan desarrollarse.


Además, sin duda, a los buenos líderes les mueve la ambición, la pasión y los grandes sueños. Si sueñas con ser líder, lo más importante es que elijas una causa que te toque el corazón, en la que creas y que sea fuente de felicidad.


Al estar en esta sintonía, atraerás a más personas a tu proyecto y mantendrás la energía y la resiliencia necesarias para seguir siempre adelante.

La misión de Carolina en la vida es luchar por los animales y un mundo más justo
La misión de Carolina es luchar por los animales y un mundo más justo (Foto: Sinergia Animal)

Tanto la trayectoria personal de Carolina, marcada por momentos muy difíciles, como su experiencia como líder en Sinergia Animal enseñan que, para mantener el optimismo, es fundamental tener autocuidado.


Tenemos que siempre creer que es posible conquistar lo imposible. Y por eso, necesitamos mantenernos sanos y equilibrados.


Sinergia Animal es una organización altamente colaborativa que trabaja por una causa. Su objetivo no es el lucro, sino generar impactos positivos en el mundo.


La palabra “colaboración” está implícita en su nombre: la ONG se llama Sinergia porque está dispuesta a trabajar junto con otras entidades que defienden a los animales y causas ambientales y sociales.


No hay competencia con otras entidades, sino colaboración con ellas. Y, lo que es igualmente importante, a los miembros de Sinergia Animal se les recuerda con frecuencia que colaboren profundamente entre sí.


La explotación animal a escala industrial está aumentando en el Sur Global, en países donde los gobiernos, las empresas alimentarias, las granjas y la sociedad están poco preocupados por crear condiciones para dar dignidad a los animales y proteger la naturaleza. La misión de Sinergia Animal es cambiar esta realidad, que será cambiada, con optimismo, colaboración y acciones efectivas.


¿Quiere ayudar a combatir el abuso de un gran número de animales en la industria alimentaria en Brasil, América Latina y Asia? Haz una donación a Sinergia Animal. Con tu contribución seguiremos luchando para salvar a miles de animales de una vida de confinamiento y sufrimiento.


Acerca de Sinergia Animal

Sinergia Animal es una organización internacional que trabaja en países del Sur Global para reducir el sufrimiento animal en la industria alimentaria y promover una alimentación más compasiva. La ONG es reconocida como una de las más eficientes del mundo por la reconocida institución Animal Charity Evaluators (ACE).

Comentarios


bottom of page