¡4 razones por las que el activismo virtual puede ayudar a cambiar el mundo!


Maltrato animal, incendios en la Amazonía, hambruna, pandemia… Estas son algunas de las miles de problemáticas que afectan el mundo. Mientras el planeta enfrenta tantos desafíos ¿te ha pasado que muchas veces sientes frustración porque piensas que no puedes cambiar el mundo?


Hay una salida cuando decidimos cambiar las cosas juntos. Piensa que somos muchos los que nos sentimos así y que debemos concentrar nuestros esfuerzos en las acciones que sí podemos tomar para construir un mundo mejor. Te queremos contar 4 razones por las que el activismo virtual puede ayudar a generar un cambio.


1. Unificar voces con personas de cualquier lugar del mundo


Gracias a la virtualidad, hoy podemos encontrar espacios donde nuestras voces se pueden unificar y nos podemos organizar para crear movimientos más fuertes y con mucho más ruido. Las plataformas virtuales nos dan esa posibilidad de participar activamente en movimientos sociales de cualquier lugar del mundo. Con un tweet, email, o mensaje en Instagram o Facebook puedes mostrar tu inconformidad y preocupación por los incendios de la Amazonía, o la crisis política en Perú o mostrar tu repudio por la caza de ballenas en Japón, todo de una manera rápida y descentralizada.


Un ejemplo de esto son nuestras acciones internacionales. Al menos una vez cada mes, los activistas de Sinergia Animal tienen la posibilidad de apoyar campañas en otros países. No importa si estás en Latinoamérica o en Asia, estamos todos juntos trabajando por los animales.


2. Tu voz puede llegar directo a los grandes líderes del mundo


Antes resultaba difícil poder participar de importantes reuniones o llegar siquiera a tener contacto con personas que están en posiciones de tomar decisiones. Hoy eso ya es posible, gracias a Twitter que nos da un contacto directo con líderes políticos, empresariales y sociales. De manera respetuosa, podemos mostrar nuestro descontento y proponer alternativas. Incluso puedes ver en vivo reuniones que convergen a todos los tomadores de decisiones y ser parte de este proceso.


¿Recuerdas nuestra acción en la que pedimos a los bancos de desarrollo del mundo no participar en la financiación de proyectos de ganadería? Gracias a todos los tweets enviados y la presión en el evento, logramos que una de nuestras preguntas se discutiera en la mesa por el Dr. Rajiv Shah, presidente de la Rockefeller Foundation. Las palabras fueron oídas por los ejecutivos de los principales bancos de desarrollo y fundaciones del mundo. Esperamos que cada vez más consideren desinvertir en el sector ganadero industrial y, en cambio, redirigir las finanzas a sistemas alimentarios sostenibles.


3. Del ciberactivismo a las calles


Gracias a estas plataformas, podemos unir personas que estén trabajando por una misma causa y llevar nuestras demandas a las calles. Nosotros no sólo hacemos activismo virtual pero, gracias a este, hemos logrado conectar con personas físicamente. Hemos pasado momentos increíbles llevando a las calles nuestro mensaje y hablando por las millones de gallinas que están enjauladas. Hemos unido lazos e incluso creado amistades y es que así se construyen los movimientos, con paciencia y unión.


4. Un click puede ser política


Seguramente has visto como muchas solicitudes han sido respondidas por las denuncias en redes. A veces no puedes ir al lugar de los hechos y, aunque todos fantaseamos con rescatar una vaca, un cerdo o una gallina del infierno de las granjas, o cualquier animal que vive una situación de violencia, no siempre es posible. Sin embargo, a veces el ruido es tan fuerte que vemos como las instituciones no lo pueden contener y no les queda más que actuar.


Llevamos años haciendo activismo desde nuestras casas, un activismo paciente y constante. Compartimos noticias, denuncias y debatimos ideas respecto al trato que le damos a los animales — y hoy vemos que los animales empiezan a ser considerados. Desde 2017 Sinergia Animal inició una conversación que nadie estaba dando en varios países de América Latina y el Sudeste Asiático. ¡Las gallinas sienten y las jaulas son crueles! Hoy contamos con más de 40 compromisos en América Latina de empresas que dejarán de apoyar este sistema. Además, en Colombia hay un proyecto de ley que le va permitir al consumidor saber de dónde vienen los productos y la crueldad que esto conlleva.


Denunciar y mostrar la verdad a un mundo que tiene naturalizada la crueldad con la que actuamos hacia los animales ya es revolucionario. Un tweet, un mensaje, una verdad para compartir siempre es mejor que permanecer en silencio. Nunca pienses que no puedes hacer nada, porque alzar nuestra voz puede cambiar la vida de millones de animales. ¡Conviértete en activista!