La mayoría de los argentinos no concuerda con cómo se producen los huevos, afirma encuesta

La investigación muestra un significativo nivel de desacuerdo con los bajos estándares de bienestar animal y el uso de jaulas de confinamiento



Más de la mitad de los argentinos no está de acuerdo con la producción de huevos en sistemas de jaulas en el país, según la encuesta realizada por la empresa líder en investigación de mercado IPSOS y encargada por la ONG internacional de protección animal Sinergia Animal.


Según la investigación, el 64% de los argentinos entrevistados se opone en alguna medida a que los huevos se produzcan en jaulas en batería, un sistema que confina a cada gallina a un espacio menor al de una hoja A4. El nivel de rechazo hacia este sistema es particularmente alto entre las mujeres, los mayores de 30 años y los residentes del área metropolitana de Buenos Aires y las personas que están dispuestas a reducir el consumo de productos de origen animal.


Con un margen de error de ± 4,4%, la encuesta contó con la participación de 500 personas en Argentina, de 18 años en adelante y de distintos estratos socioeconómicos.


Nivel de acuerdo de los entrevistados con el sistema de producción de huevos que utiliza jaulas en batería:



Demanda del consumidor y legislación


Además, la encuesta también reveló que el 60% de los argentinos entrevistados está a favor de las leyes de transparencia que obligarían a los proveedores a etiquetar los envases de los huevos informando los estándares de bienestar animal y los diferentes sistemas de producción utilizados.


“A lo largo de la última década los consumidores han comenzado a preocuparse más de cómo se trata a los animales en los procesos de producción de alimentos. Argentina no es una excepción y por eso le estamos pidiendo a los legisladores que aprueben nuevas leyes que den a los ciudadanos la posibilidad de elegir productos con mayores estándares de bienestar animal”, afirma María Marta Andreatta, Directora de Investigaciones de Sinergia Animal.


Nivel de acuerdo con el etiquetado de huevos según sistema de producción:




En alianza con la Asociación de Defensa del Consumidor (ACUCC), la ONG Sinergia Animal está trabajando por la aprobación del proyecto de ley que promueve el etiquetado con información básica sobre el origen de los huevos en la Argentina. “El objetivo es que se indique el sistema de producción mediante el cual se obtuvieron los huevos: jaulas en batería, galpón o campero, proporcionando información clara para orientar a los consumidores y dar transparencia a la forma en que se trata a las gallinas en la industria del huevo a nivel nacional”, explica Andreatta.


Las entidades buscan impulsar el avance del proyecto a través del lanzamiento de la página web www.etiquetadodehuevosya.com, donde las personas pueden informarse y escribirles a los legisladores para que traten y aprueben el proyecto que dará más visibilidad a todos sobre el origen de los productos que consumen. Además, han lanzado una petición en Change.org donde los argentinos pueden sumar su apoyo de manera muy rápida dejando su firma en menos de un minuto.


Las jaulas en batería son consideradas uno de los sistemas de producción industrial más crueles para los animales. En este sistema, las gallinas ponedoras pasan su vida entera en jaulas metálicas diminutas donde no pueden llevar a cabo la mayor parte de sus hábitos naturales ni moverse libremente o estirar sus alas por completo. Debido a sus bajos estándares de bienestar animal, las jaulas en batería convencionales ya han sido prohibidas en varios estados de los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, entre otros.


Los sistemas alternativos - como los libres de jaulas, pastoril y orgánico - permiten a los animales moverse libremente dentro o fuera de los galpones y desarrollar la mayoría de sus comportamientos naturales, como socializar, buscar comida, anidar y darse baños de polvo. Según diversos estudios científicos, estos entornos enriquecidos pueden mejorar significativamente el bienestar de los animales.


Otros países ya han dado el paso


Para satisfacer la demanda de los consumidores, la Unión Europea ha adoptado un amplio sistema de etiquetado sobre bienestar animal que describe los diferentes métodos de producción, como el que se está proponiendo en Argentina.


“El acceso a la información clara y precisa es un derecho del consumidor que todo Estado debe garantizar. Buscamos que este proyecto ayude a las personas a comprender lo que están comprando, con qué productos están alimentando a sus familias y qué prácticas de la industria están fomentando o dejando de apoyar”, afirma Andreatta.