4 impactos ambientales del consumo de productos animales

A menudo miramos películas y leemos artículos acerca de cómo el planeta se va degradando día a día. Sabemos que miles de animales se extinguen, que hábitats enteros desaparecen, que los glaciares se derriten y que las enfermedades contagiosas son cada vez más mortales y frecuentes. Pero, ¿hay algo que podamos hacer para evitar que esto suceda? Deshacerse de los productos animales es una de las mejores cosas que podemos hacer por el medio ambiente, y aquí te explicamos por qué. 

 


1) Deforestación

 

La deforestación es una forma de degradación ambiental estrechamente ligada a la expansión de la ganadería. Primero, porque los bosques nativos (principalmente bosques tropicales) se han talado o han sido incendiados intensamente para generar pastizales para los animales.
 
El ganado es una de las principales causas de deforestación en la Amazonía en todos los países amazónicos, y contribuye al 80% de las tasas de deforestación. Los incendios forestales amazónicos que conmocionaron al mundo en 2019, por ejemplo, fueron iniciados por ganaderos dispuestos a crear espacio para pastizales, y terminaron en la devastación de un área un 85% más grande en comparación con el año anterior.

 

​Aparte de eso, la deforestación también acrecienta espacios para los cultivos de granos que finalmente se utilizan para alimentar a los animales de granja criados para carne, huevos y productos lácteos en todo el mundo: alrededor de las tres cuartas partes de la soja globales se utilizan para la alimentación animal.

 

De hecho, se calcula que hacia el 2050, la producción de soja necesitaría aumentar en casi un 80% a 390 millones de toneladas y se necesitarían más de 265 millones de toneladas adicionales de maíz para alimentar a todos los animales destinados a nuestros platos.
 
Entonces, incluso si no comes carne criada en áreas de la selva amazónica (aunque probablemente lo hagas sin saberlo), pero comes algún producto animal, podrías estar contribuyendo a la deforestación de todos modos. Si no es de la región amazónica, los productos pueden venir de otros ecosistemas igualmente importantes, como Cerrado en Brasil, el Gran Chaco y La Pampa en Argentina o las praderas de Estados Unidos.
 
"Al disminuir la presión sobre la tierra, la reducción de la demanda a través del cambio en la dieta también podría permitir una disminución de la intensidad de la producción, lo que podría reducir la erosión del suelo y proporcionar beneficios a una variedad de otros indicadores ambientales como la deforestación y la degradación de la tierra", según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).


2) Cambio climático

 

A menudo cuando pensamos en los cambios climáticos, la imágen de muchos automóviles sobre los autopistas se nos hace frecuente. Sin embargo, por el contrario, la cría de ganado produce más gases de efecto invernadero que conducir automóviles, totalizando el 14.5% de todas las emisiones causadas por actividades humanas, según la FAO, y del 72 al 78% de las emisiones agrícolas totales, según un estudio de la Universidad de Oxford.

 

En 2016, solo tres de las mayores empresas de carne en el mundo, JBS, Cargill y Tyson, fueron responsables de más gases de efecto invernadero que Francia. Las cinco empresas más grandes son responsables por emitir más contaminantes que las mayores compañías de petróleo, como Exxon, Shell y BP.
 
En los años recientes los efectos catastróficos del cambio climático comenzaron a ser notados: la temperatura global aumenta, se calientan los océanos, las capas de hielo pierden espesor y tamaño, se derriten los glaciares, aumenta el nivel del mar y se hacen más frecuentes las olas de calor y sequías, así como también las precipitaciones e inundaciones. De acuerdo a un reporte del experto en derechos humanos de la ONU, Philip Alston, la creciente crisis climática incluso podría amenazar a la democracia y derechos civiles y políticos.
 
El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU asegura que "un cambio en la dieta carnívora puede reducir las emisiones de GEI, la necesidad de tierras de cultivo y pastos, mejorar la protección de la biodiversidad y reducir los costos de mitigación". La organización destaca que un patrón dietético más alto en alimentos de origen vegetal, basado en verduras, frutas, granos integrales, legumbres, nueces y semillas, y más bajo en alimentos de origen animal promueve mejor la salud y tiene un menor impacto ambiental que la dieta 'a base de carne'.


3) Contaminación de agua y suelos

 

La agricultura es responsable de hasta el 92% de nuestro uso de agua dulce, y los productos animales están directamente relacionados con casi un tercio de eso, sin contar con el consumo indirecto, ya que la mayoría de los granos que se producen, como el maíz y la soja, son usados en la alimentación de ganado.
 
Otra cuestión a considerar es la contaminación del agua y la huella hídrica de la agricultura. Veámoslo con ejemplos. Mientras que la mayoría de las verduras tienen una huella hídrica promedio de 322 litros por kg y las frutas 962, el pollo consume 4,325l/kg, la carne de res un absurdo 15,415l/kg y por litro de leche, se utilizan 1020 litros de agua.

 

 

Además, si reducimos el consumo de carne animal, entonces también disminuimos el uso y posterior contaminación hídrica, incluso de los acuíferos. Esto se explica porque la mayor parte del agua utilizada para la producción animal vuelve al medio ambiente en forma de estiércol o aguas residuales, y sus excrementos son ricos en una serie de sustancias que incluyen hormonas, antibióticos y nutrientes que pueden causar eutrofización del agua, drogas, metales pesados y patógenos.


4) Reducción de la biodiversidad

 

Un estudio publicado en la Academia Nacional de Ciencias muestra que, actualmente, el 70% de toda la biomasa de aves del planeta son de corral y el 60% de todos los mamíferos son ganado, principalmente vacuno y porcino, el 36% humanos y solo el 4% son animales salvajes. Esta cantidad desproporcionada de animales de granja vive actualmente donde antes vivían especies silvestres.

 

 

En 23 de las 35 "zonas mundiales de gran concentración de la biodiversidad" de la lista de Conservation International resienten los efectos de la producción ganadera, according to UN's Food and Agriculture Organization (FAO).
 
Que quede claro: la producción animal está directamente relacionada con la pérdida de biodiversidad y vida silvestre, ya sea a través de la pérdida de hábitat, el sacrificio de animales salvajes o dejarlos que mueran de hambre, la sobrepesca, la contaminación de los ecosistemas o exacerbación de los efectos del cambio climático.
 
“Si no preservamos la biodiversidad, nosotros también estamos en peligro. La situación está llevando a nuestra ya frágil seguridad alimentaria al borde del colapso”, ha alertado el exdirector general de la FAO, José Graziano da Silva.


¿A ti también te preocupa el medio ambiente? ¿Estás pensando en cómo reducir tu huella de carbono en el mundo? Dejemos de pensar que son sólo los automóviles, las fábricas y las centrales eléctricas quienes tienen un efecto negativo sobre el medio ambiente.

 

 

Nuestra alimentación puede ser una forma efectiva e inmediata para cambiar el mundo y apoyar un sistema más justo y sustentable, que no perjudique a los animales ni al medio ambiente. Por favor considera una alimentación sin carne, leche ni huevos. Haz click aquí para saber más.
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload