5 tips para vivir con personas no veganas




¿Cuál crees que es la parte más difícil de transicionar al veganismo mientras vives con personas no veganas? ¿Cocinar nuevos platillos? ¿O quizás salir a cenar y no tener tantas opciones? Ambas opciones son fuertes candidatos pero, a menudo, el mayor desafío son las interacciones sociales.


Desde seres queridos hasta personas con las que trabajan, pasando por parejas y familiares, una persona que acaba de hacerse vegana puede sentirse en el medio de un huracán de preguntas. “¿Cómo obtendrás tu proteína?”, “¿Qué hay de malo en la leche?” y “¿Qué se supone que deba cocinar ahora?” son solo algunas de ellas.


Si vives por tu cuenta, o incluso con más personas veganas, podrás organizar tu lista de compras, preparar tus comidas y asegurarte de que no abrirás el refrigerador y encontrarás productos que te recuerden la crueldad animal. Pero si estás viviendo con personas no veganas, quizás no sea tan sencillo, en especial si dependes económicamente de ellas.


¿Por qué algunas personas se molestan tanto cuando optamos por el veganismo?


Nuestras costumbres y hábitos son preciados para nosotres. Son partes esenciales de nuestra cultura y de nuestra vida cotidiana. Las compartimos con nuestra comunidad y hablamos de ellas en cada charla casual, si obtuvimos un descuento en un producto o si vamos a preparar esta increíble receta que vimos online. Cada tanto, tomamos decisiones que impactan o modifican estas costumbres. Quizás añadimos un condimento nuevo a la receta de la familia o cambiamos la marca que compramos de un producto por diferentes razones. Estos cambios son pequeños y se pierden en la gran escala del día a día.


Pasarse al veganismo significa realizar importantes cambios que nos sacan de nuestras zonas de confort. Y, la verdadera cuestión está en que la razón detrás de estos cambios puede ser evidente para la persona en transición, pero no para quienes la rodean. Para las personas no veganas que viven con ella, cada pequeña decisión podría parecer inmensa e irracional. “¿Por qué cambiarías tu marca de shampoo?” o “¡Compré esto para ti! ¿Por qué no lo comes? Es grosero”.


La clave está en cómo nos comunicamos


Las situaciones tensas pueden aparecer, ¡pero no es necesario que sean una fuente de conflicto! Hay muchas formas en las que puedes mejorar tus relaciones en casa. Una de ellas es utilizar una comunicación eficaz. Intenta explicar a quienes viven contigo qué es lo que hace al veganismo importante para ti, ya sean los animales, el ambiente o tu salud.


¡Y no te olvides de escuchar lo que tienen para decirte! La mayoría de las veces, solo dicen estas cosas porque les importas o porque tienen miedo de lo que este cambio significará en sus propias vidas. Recuerda que son las personas más cercanas a ti y, aunque parezca que solo tienen escepticismo al veganismo, oír lo que tienen para decir puede hacer una enorme diferencia. Solo podrás aliviar sus preocupaciones si primero las entiendes.

5 preciados tips para vivir con personas no veganas del equipo de Sinergia


  1. Cocina para ti, ¡y para los demás! Veganiza los platos preferidos del hogar y demuéstrales que comer vegano es fácil y sabroso. Sigue cuentas veganas en redes sociales para obtener inspiración, prueba nuevos sabores, ¡usa la creatividad! Además de demostrar que el veganismo no es una carga, ¡también ayudarás a quienes viven contigo a comer menos animales!

  2. Ten paciencia. Puede ser difícil acostumbrarse a ver a alguien adoptar un nuevo estilo de vida. Da tiempo a quienes viven contigo para que lo procesen, y no insistas demasiado, ¡ya se acostumbrarán! Y esto nos lleva al siguiente tip…

  3. No te enojes. La paciencia no es solo para cuando se olviden de no ponerle queso animal a tu plato de pasta. No es insólito que quienes recién comienzan en el veganismo sientan la necesidad de defender sus elecciones, y los argumentos pueden intensificarse rápidamente cuando debatimos las cuestiones más cercanas a nuestro corazón, ¡como los derechos de los animales! Puedes prepararte para los eventos familiares con nuestro blog con tips para “lidiar” con tu familia no vegana en las fiestas.

  4. Cuídate. Probablemente, tus seres queridos se preocuparán por tu salud más que por cualquier otra cosa. Recuerda que estás haciendo grandes cambios en la forma que vives tu vida, por lo que deberás reconocerlo y actuar de forma responsable. Una alimentación vegana es capaz de proveer todo lo que necesitamos en términos de nutrientes (pero, por favor, recuerda tomar suplementos veganos de B12), pero es importante recordar que para estar saludable debes realizar comidas variadas y balanceadas, con frutas y vegetales frescos, granos integrales, semillas y frutos secos –tal y como quienes comen carne, honestamente. Si es posible, visita a un especialista en nutrición basada en plantas para revisar que todo esté en orden, ¡y permanezca así! Si estás saludable, será una razón menos para discutir.

  5. Infórmate. Este podría ser el tip más importante que podemos darte. Hay una gran cantidad de mitos sobre el veganismo que podrían surgir eventualmente en las conversaciones con tus seres queridos, ¡y necesitarás información si quieren desmentirlos! Para ayudarte a comenzar, reunimos algunas cosas que más comúnmente escuchamos sobre el veganismo y que simplemente no son ciertas.

  • Mito: “El veganismo no es saludable”. Realidad: La Academia de Nutrición y Dietética ha declarado que “las dietas vegetarianas, incluyendo las veganas, planeada apropiadamente son saludables, adecuadas nutricionalmente y podrían proveer beneficios de salud para la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades. Estas dietas son apropiadas para todas las etapas de la vida, incluyendo el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez, la adolescencia, la tercera edad y para atletas.” Al contrario, hay muchos estudios que señalan la relación entre el consumo de carne y lácteos y un incremento en el riesgo de distintos tipos de cánceres y otras enfermedades.

  • Mito: “Necesitas leche para obtener calcio”. Realidad: los estudios han demostrado no solo que la leche no es un requisito para que las personas obtengan calcio y otros nutrientes, sino que hay muchas razones por las que deberíamos reconsiderar si siquiera es saludable. Algunas muy buenas y saludables alternativas para fuentes de calcio son el brócoli, kale, naranja, tofu, garbanzos y frutas secas como higos y ciruelas.

  • Mito: “El veganismo es costoso”. Realidad: como todo, puedes optar por la versión cara o la versión barata. Por ejemplo, puedes crear una deliciosa hamburguesa de lentejas veganas que sea fácil, saludable y de bajo costo; o puedes obtener substitutos de la carne en la tienda que, aunque sean deliciosos, te harán gastar un poco de dinero extra. Puedes revisar nuestro blog sobre cómo llevar una alimentación vegana teniendo un bajo presupuesto.

  • Mito: “El veganismo no es sostenible si reemplaza la carne con soja”. Realidad: algunas personas argumentan que las dietas basadas en plantas ponen en riesgo al planeta porque suelen consumir productos de soja que están vinculados a los monocultivos y la deforestación. Pero, ¿sabías que el 80% de la producción mundial de soja tiene como fin alimentar al ganado? ¡Utilizamos 7 kg de granos para producir solo un kg de carne! Una transición a un estilo de vida vegano podría significar un importante paso hacia la redistribución de esos granos para ser utilizados directamente en la alimentación humana, evitando los monocultivos a gran escala que dañan nuestro ambiente.